jueves, 19 de julio de 2012

13.- Cuestión de tiempo. Un secreto.



Era  cuestión  de tiempo. Para  que  el  clima  decidiera  ponerse  más  fresco. Para  que  las  mañanas  optaran  por   nublarse  un  poco  y  no  dejaran  pasar  el  sol  de  forma  tan  agresiva  y  molesta  a través  de  la  vidriera.
Odiaba  despertar  con  el  sol  en  los  ojos  y  darse  por  enterado  de  que  sería  otro  día  cálido  y  radiante.
La  luz  del  sol  en  el  rostro  podría  haberlo  solucionado  poniendo  algún  cortinaje, pero  nunca  se acordaba  de  comprarlo. No. Lo  cierto  era  que  él  no  se  ocupaba  de  esos  asuntos  tan  domésticos.
Aún  así  era  en  verdad  molesta  aquella luz.
Se  levantó  gruñendo. Le  irritaba  el  verano. Demasiado  cálido. Debía  dormir  sin  sábanas y  casi  sin  ropa. Y  ni  así se  le  quitaba el  calor. Y  el  calor  le  ponía  de  pésimo  humor.
Se  acercó  a  la  ventana y  se  recargó  en  ella, sacando  medio  cuerpo.
Pero  afuera  no  estaba  más  fresco. Muchos  pisos  abajo la  ciudad  avanzaba  vertiginosa y totalmente  ajena  a  él, el  joven  Vaizack, y  a  su  opinión  acerca  del  clima.


Salió  de  casa  y  caminó  apresuradamente  sobre  la  acera, esquivando  bultos  humanos  lo  más  rápido  que  podía  hacerlo  sin  correr.
Si  corría  seguro  iba  a  sentirse  sofocado  por  el  calor.
Y  como  no, si  llevaba  encima  ropa  tan  abrigadora. Un  abrigo  grueso  con  capucha, un  gorro  negro  de  lana  y  una  bufanda  que  le  cubría  medio  rostro. Pantalones de  mezclilla, unas  toscas  botas  con  cascos  de  acero  y  unos  lentes  de  sol  de  cristales  amarillos.

A  la  gente  le  daba  calor  sólo  de  mirarlo.

-Me  da  calor  sólo  de  mirarte, Vaizack.- soltó  Regan, sentada  como  de  costumbre  en  la  misma  mesa  que  él, al  fondo  de  aquel  mugriento  comedor.

Cómo  cada  mañana   el  lugar  estaba   abierto  y  bullicioso  desde  muy  temprano. Los  comensales, el  ruido  de  trastos  y  comida  friéndose  en  la  grasienta  cocina  y  la  voz   monótona  de  la  pequeña  radio  sobre  el  estante  de  madera. También  los  penetrantes  aromas  deliciosos  de  los  platillos  y  el  café, y  la  espesa  nube  de  humo  de  cigarrillos  y  viejos  habanos.

Todo  aquello  se  mezclaba  en  un  efecto  cargado  y  casi  abrumador  para  un  día  tan  caluroso.

-¿No  te  hace  daño  andar  tan  abrigado? Con  el  calor  que  hace. ¿No  te  acaloras  más  si  tomas  café?- preguntó  Regan  con  fastidiosa  insistencia  mientras  masticaba  un  burrito.

Los  ojos  aperlados  del  muchacho  se  deslizaron del  periódico  que  tenía  en  las  manos, pasando  por  sobre  su  taza  de  humeante  café, hasta  el  rostro  de  la  chica, a  quien  le  dirigió  una  mirada  desagradable.

-Voy  a  vestirme  como  me  apetece  hacerlo  y  a  tomar  café  si  quiero, Regan.- dijo  secamente.

-Eso  es... una  necedad ¿Sabias?-  a  ella  le  daban  ganas  de  reír  pero  la  mirada  de  amargueta  que Vaizack  llevaba  aquel  día  desinflaba  los  ánimos.

El  chico  suspiró.

-La  ropa  es  porque  la  luz  tan  intensa  del  sol  estival  me  lastima la  piel. No  puedo  exponerme.-

-Ah. Eres  de  piel  sensible... ¿Sabes? Si  no  fueras  hombre  seguro  serías  toda  una  princesita. Con  lo  delicado  que  eres  y  lo  lindo que  vas  con  ese  rostro  y  el  cabello  tan  largo...-

Regan  se  tapó  la  boca  como  un  acto  de  reflejo. Sintió  que  había  dicho  algo  ofensivo  y  se  reprendió  a  si  misma. Tomó  un  sorbo  de  leche  y  continuó.

-N-no  te  lo  tomes  a  mal. No  estoy  diciendo  que  seas  femenino. Sólo  que  eres  lindo... ¡No  lo  digo  en  el  sentido  de  que  me   gustes! Es  decir... n-no  que  no me  puedas  gustar... amh... ¿Tienes  bloqueador  solar? Puedo  comprarte  uno  si  quieres.-

-Tengo. Gracias.-

-Ah- Regan  recargó  la  cabeza  sobre  la  mesa, como  un  perrito, y  comenzó  a  jugar  con  la  azucarera.

Aunque  ella  dijera  cosas  tontas, Vaizack   nunca  le reñía  y  era  paciente. Claro, a veces  podía  helar  con  su  mirada, o  ser  cortante  al hablar, pero  Regan estaba  convencida  que  él  no  se   daba  cuenta  de  cuando  lo  hacía, si no  que  era  su  forma   natural  de  actuar.

Y a pesar  de esa  barrera  impenetrable  que  parecía  poner  él  a veces, ella  confiaba muchísimo  en  el  muchacho. Buscaba  continuamente  su  aprobación, quería  oír  siempre  sus  opiniones  y  consejos.

Inconcientemente  buscaba   en  él  un  guía.
Ella  había  terminado  contándole  todo  sobre  su  vida  y  sobre  los  hechos  misteriosos  que  le  sucedían  en  los   últimos  días.
La  ansiedad  y  desesperación. La  repentina  sensibilidad  extrema  en  sus  sentidos. El   vello  rojizo  y  áspero  que  le  crecía  en  los   brazos  y   manos  y  por  lo cual  siempre  llevaba  manga  larga  y  guantes.

Y  sobre  todo, cierto  sueño  recurrente.

-Mmm. El  sueño  que  te  había  contado. ¿Te  acuerdas? Volví  a  soñar  con  eso.- dijo  de  pronto  ella.

-¿Si?-

Regan  asintió.

-Sip. Lo  mismo. Lo  de  que  yo  era  un  como...perro  enorme  corriendo  en  el  desierto... pero  es   tan  vívido.-

La  chica  tenía  la  mirada  perdida  y  una  expresión  tensa, consumida  de  preocupación. Luego  reaccionó  y  forzó  una   sonrisa.

-¡Ya  estoy  demente! Je, je, je. Creo... ¡qué  tengo  licantropía! .¿Sabes  qué  es? Esa  enfermedad  mental  de  cuando  alguien se  cree  que   se  está convirtiendo  en  lobo.-

-¿En vedad?-

-Sip.- respondió  con  voz  ausente  de  nuevo.

Vaizack  sabía que  bien  habría  podido  sosegar  la angustia  e incertidumbre  de  aquella niña. Podría  haberle  explicado  todo  lo  que  le  pasaba  y  que  era  natural  para  los  que  eran  como  ellos. Pero  eligió  no  hacerlo.

En  primer  lugar  porque  él  creía  que  cada  licántropo  debía  poder  pasar  solo  por  aquel  trance. Aquel  que  no  pudiera  simplemente  no era  digno  de  la  naturaleza  bestial.

Y  además, la  segunda  cuestión era   que  lamentablemente  para  él, Regan  se  había  vuelto  alguien  cercana. Aunque  no  lo expresara, había  comenzado  a  apreciarla  y  a  acostumbrarse  a  su  presencia.

Había  pasado  mucho tiempo  desde  que  se  había  relacionado  tanto  con alguien.
Pero  después  de  todo, Regan  era un  lobo. Y  probablemente  llegaría  un  día  en  que  debería cazarla.

Si  tan  sólo  ella  no  despertara nunca  a  aquella realidad, si  pudiera  quedarse  como un  simple  humano.

Pero  era una necedad  pensar  en  ello. El  poderoso  llamado  de  la  naturaleza  licana  no  era  algo  que  pudiera  ser  contenido  a  capricho  de  la  frágil  voluntad  humana.
De  pronto  el  móvil  de  Vaizack  exigió  atención  con  una  irritante  melodía que  él  deberás  detestaba, pero  que  no  había  podido  averiguar  como  cambiarla. No  era diestro  con  la  tecnología.
Acababa  de  recibir  un  mensaje  de  texto. Se  trataba  de  trabajo. Su  próxima cacería. Suspiró.
Terminó  el  café  de  un  trago, se  ajustó  la  bufanda, tomó  los  lentes  amarillos  y  se  levantó. Ya  marchaba  hacia  la  puerta  pero  se  detuvo  y  volvió  hacia  la chica.

-Adiós, Regan.- le  dijo  besándole  la  frente. Luego  se  fue.
Regan  tardó  lo  que  le  pareció  mucho  tiempo en reaccionar. Acababa  de  recibir  una  muestra  de  cariño  de  un  joven  reservado. Pensó  en  que  podría  enamorarse  de  él.







No era  un  lugar  donde  lloviera  mucho. Eso  se notaba. Pero  era una  ciudad  mucho  más  grande  que  la  que  ellos   habían  dejado  atrás.
La  tarde  comenzaba  a   caer  lánguida  sobre  aquella  urbe  llena  de  vida  cuando  el  autobús  de  Lucas  y  Ajax  arribó  a  ella.

Entre  los  dos  hermanos  nada  había cambiado. Ajax  continuaba  encerrado  en  su  mutismo, a  ratos completamente  ausente  y  desconectado. Una  barrera   invisible  pero  poderosa  les  separaba  y  Lucas  se  hallaba  ya  demasiado  cansado  y  desanimado  como  para  intentar  saltarla.

Exhaló  el humo  de  su  porro  formando  perfectos  círculos. Sólo  entonces  notó  que  Ajax  le  prestaba  atención, lo  que  hizo  sentir  al  vago  secretamente  feliz.

-¿Sabes?- dudó  un  poco  de  seguir  hablando, pensando  en  si  valdría  la  pena   continuar  intentándolo.

-Si  no  es  necesario  no  fumes  nunca.- le  dijo  de  pronto  sintiendo  una  curiosa e  idiota  responsabilidad  de  hermano  mayor.

-Es  una  porquería. Yo  tengo  que  hacerlo  porque ¿Ves? Esta  estúpida  cosa  es   lo  único  que   hace  que  pueda  controlarme  cuando  tengo... esa  forma... de  monstruo.-
Continuó  fumando  el  pequeño  cigarro. Era   una  delicia.  Su  mirada  se  pasó  por  el  basto  cielo  que  se  había  puesto  de  un  color  malva.
Habían  paseado  un  rato  por  el  centro  de  la  ciudad  pero  pronto  el  vago  comenzó  a  sentirse  débil  y  entonces  decidió  descansar en una  de  las  banquitas  del  parque central.

Los  faroles  que  bordeaban  la  avenida  se  encendieron  todos  al  mismo  tiempo, creando  una atmósfera  acogedora  con aquella  dulce  luz  amarilla.

Ajax  continuaba  mirando  a  Lucas  con  aquella  pequeña  mirada  tan intensa.

-Nh... seguro  que  ahora  mismo  te  mueres  por  preguntarme  un  montón  de  cosas .¿No? Anda, pregunta.-

Pero  Ajax  calló. Agitaba  las  piernas  ansiosamente, atrás  y  adelante  sobre  el  banco. Observaba  la hierba, a  la gente, apretaba  los  labios  y  callaba, guardando  para  si  mismo  todos  sus  pensamientos.

-Extraño  tu  voz.- confesó  entonces  el  vago, mirando  hacia  otro  lado, -No  importa  si  lo  único  que  quieres  decirme  es  "te  odio"  o  "muérete". Lo  que  quieras. Cualquier  cosa que  quieras  decir  está  bien.-

Ajax  pensó  en  que  ya  estaba decidido, que  no  volvería  hablarle  porque  aún  lo detestaba.
Mentira.
No  lo  detestaba  nada, pero  estaba  molesto. Dolido.
Y  le  atormentaba  un  poco  pensar  como  era  que  no  estaba  furioso con el  asesino de  su  abuelo. Le  entristecía  no  poder  estar  más  enojado  con  él.
Por que  así, era  como  si  la  muerte  de  su  abuelito  no  importara  demasiado.
Y  después  de todo  si  no  hubiera llevado  al  vago  a  su casa, el  anciano   seguiría  vivo. Ajax se  sentía  con  algo  de  culpa.
Era  su  culpa.
Y  algo  debía  hacer  al  respecto.
No  podía  nada  más  así  estar  todo  bien. No  iba  a  perdonar  a  Lucas. No  podía, por  su  abuelo, por  más  su  hermano (medio hermano, en realidad)  que  el  vago  fuera.
Porque  también  era  un  asesino  y  un monstruo  y  eso  no  podía olvidarlo.
Y  entonces  se  acordó  de  golpe  de  la  noche en que   el  mismo  Lucas  se  lo  había  dicho. Que  era  eso. Un  hombre- lobo.
Pero  no  había  esperado  que  lo  dijera  tan  enserio. La  extraña  transformación, con  las  garras  y  los  colmillos  y todo  eso.
Quien  iba  a  imaginarse  que  era  así  de  enserio.
Si  hubiera   sido  de  otra  forma...hubiera  sido   lo  máximo  tener  un  hermano  así.



La   primera  estrella   apareció. Más   brillante  que  el  resto, su  figura  destellaba  limpia  y  hermosa  sobre  el  cielo  aún  teñido  de  los  últimos  rayos  solares.
Lucas  contaba  mentalmente  los  porros  que  aún  le  quedaban. Antes  de  partir  Bijou  le  había  preparado  toda  una  bolsita  llena  de  cigarros  de  hierba.
Y  de  pronto, entre  sus  cálculos  mentales, el  vago se  sintió un  poco imbécil. Y  molesto  por sentirse imbécil.
Después  de  todo  resultaba  patético  que en aquel  momento  lo  único  en  que pudiera  ocupar la mente  fuera  en  racionar  su  estúpida  hierba  mágica  para  que  le  durara  el  mayor  tiempo  posible.
Sin embargo  así  era. A  fin  de  cuentas aquella  droga  estúpida era algo   necesario.  Pero  no   dejaba de  ser  patético.
Ahí junto  a él, su  hermanito, por  quien  no  era  capaz  de  hacer  nada  bueno, y  quien  sufría  por  su  culpa. Y  él sin  poder evitarlo, sin  ocuparse  de  nada  más  que  de  sus  estúpidos  porros.

Que  inútil  se  sintió  entonces. Que  vano. De  pronto  ni  el  humo  del  cigarro ni  las  estrellas  que  se  dispersaban  por  el  cielo  resultaban  placenteros.
Se  sintió  enormemente  desconsolado. Porque... de  alguna  manera  se  había  imaginado  que  tener  a  Ajax  iba a  ser  algo  muy  bueno.
Pero  ahora  que  estaba  con  él, que  se  daba  cuenta  que  era  responsable  de  la  vida  de  aquel  niño, parecía  de  pronto  una  tarea  demasiado  dura.
Suspiró  de  cansancio. Estaba  tan  abstraído  en  su  pequeña preocupación  que  no percibió  el  peligro  hasta  que sintió  un  fuerte  golpe  en  la  nuca.
Salió  rodando  varios  metros  por  el césped. Muy  aturdido  para  ponerse  de  pie, apenas si  pudo  enfocar  la  figura  de  aquel  hombre  corpulento   que  apareció  desde  los  arbustos  y  se  acercó  para  patearlo  ya  que  estaba  en  el suelo.
 No  era  más  que  un simple ser humano. Lucas  lo  supo. Pero  no podía  reaccionar  ni  defenderse. La  debilidad  le  comía  todo  el  cuerpo.

Ajax  intervino  e  hizo  un  intento  vano  por  detener aquel  hombre, pero  bastó  con  un  sólo  movimiento  de  aquella mole  humana  para  apartar  al  crío.
Luego  aquel  sujeto  se  arrodilló  frente  a  Lucas  y  buscó  entre  sus  ropas  hasta  encontrar  la  cartera. Pero  cuando  intentaba  huir  con  el  botín, Lucas  lo  tomó  por  el  tobillo.
Eran  un  agarre  demasiado  fuerte, no  se  lo  esperaba  de un  muchacho  flacucho  como  aquel.

-¡Suéltame, basura! - gritó  pateando  a  Lucas  en  la  cabeza. El vago  cayó  hacia  atrás  pero  se  levantó  y  estuvo  a  punto  de  lanzarse con  ferocidad  contra  su  agresor, pero  el dolor  punzante  en  su  brazo  izquierdo  lo paralizó.

El  malestar  le  corrió  rápidamente  por  todo  el  cuerpo  y  cayó  de  nuevo, abrazando  el  ceded  húmedo. El  ladrón  aprovechó  para  huir  lejos, muy lejos  con  la  cartera  y  todo  su  dinero.

La  herida  de  Lucas  se  había  abierto  y  punzaba  como  debía  punzar  una  mordida  del diablo.
Hizo  por  levantarse, pero  aún  dolía  demasiado. Se quedó  recostado  un  poco  más, esperando  a  que  se  le   pasara. Era  cuestión  de  tiempo.






Era  un  secreto. Todo  lo  que  estaba  aconteciéndole,  Regan  no  se  lo  había  contado  a  nadie  más  que  a  Vaizack.
Y  estaba  asuntándose  por que  los  síntomas  extraños  se  agravaban  cada  día  más.
Había  pensado  todo  el  tiempo  que  se  trataba  de  alguna  enfermedad, pero  ahora  un pensamiento  más  terrible  había  comenzado  a  echar  raíces  en  su   tierna  mente. Una  sospecha  aterradora  que  hacia  estremecer  su  dulce  almita.
Creía  estar  poseída.
Y  el  temor  de  que  fuera  así  la  llevó  hasta  aquel  lugar. 
Estaba  ya  anochecido  cuando  se  decidió  por  fin  a  entrar.
Se  acercó  a  la puerta  de  la  enorme  catedral  de  estilo  barroco, con  altas  y  ampulosas  torretas  que  se  alzaban  en  lo  alto  y  se  perdían  en  la  oscuridad  del  límpido  cielo  nocturno.
Franqueó  la  puerta  una  vez  que  todas  las  personas  que  escuchaban  la  última  misa salieron.
Caminó  despacio  hacia  el  altar, sintiendo  un  respeto  imponente  y  se  arrodilló  con  reverencia  ante  un gran crucifijo.
La  imagen estaba  finamente  tallada  en  madera  y  pintada  con  delicadeza  hasta  en  el  mínimo  detalle.
La chica  sonrió  a  la  dolorosa  figura, se  persigno  y  rezó  una plegaria corta.
Miró  hacia  la  pequeña  caseta  de  madera  que  era  el confesionario  y  enseguida  salió  de  ahí  tan rápido  como  había  entrado.
El  asunto  podía  esperar.
De todas  formas  podía ser  que  estuviera  siendo  demasiado  fantasiosa.
Lo  suyo  probablemente  era  sólo  un  injusto  y  molesto  desorden  hormonal.
Eso  debía  ser. No  más.
¿En  qué  estaba  pensando  al  ir  hasta  ahí  para  confesar  que estaba  poseída?
Se  rió  de  si  misma.
Pero  estaba  sintiendo  demasiada tristeza.
De pronto  extrañaba  mucho  a  Vaizack. Aquella  y  todas  sus  otras  preocupaciones  se sentían  menos  cuando estaba  con  él.
Y  se  le  antojó mucho  verlo  en aquel  momento.
Por  eso  fue  al comedor  donde  le  veía  todas  las  mañanas. Tal  vez  el  muchacho  se  aparecería  para  cenar  alguna cosa.
Pero  él  no  apareció.
Y  Regan  se  lamentó  de  no  saber  donde vivía. Aunque  debía  de  ser  cerca  ya  que  iba  todas  las  mañanas  a  almorzar  ahí.
La  chica  se  llevó  las  manos  a  la  frente, un  poco  sonrojada  por  el  recuerdo  del  beso  que  le  habían  obsequiado. Estaba  segura  de  que  aún  podía  sentirlo  sobre  su  piel.

Pero  pronto  la  maravillosa  sensación  se  vio  opacada  por  la  insufrible  picazón  que  sentía  constantemente  en  sus  manos. Se  quitó  los  guantes  y  las  miró  con  lástima. Corrompidas  por  aquellos  gruesos  pelos  anaranjados.

Había  hecho  de  todo  para  quitárselos, pero  al  poco  siempre  volvían  a  crecer. Y  llevar  todo  el  tiempo  los  guantes le  irritaba  muchísimo, pero  era  menos  mortificante  la  picazón  que  las  burlas  y  miradas    morbosas  de  quienes  veían  aquello  tan  anormal.

Se  rascó  las  manos.
De  pronto  se  sintió  observada. El  extraño  y  alto  muchacho  con  un  parche  de  gasa en  el ojo  izquierdo, el  cual  acababa  de  llegar, le  había  mirado  las  manos  al  pasar  a  su  lado.

-E-es   un  problema  hormonal.- se  apresuró  a  decir  ella, acomodándose  los  guantes  otra vez.
El  muchacho se  alejó  sin  prestarle  más  atención. Él  y  su  pequeño  acompañante, un  niño  adorable  de  ojos  redondos  como  botones  y  de  color  tan  oscuro  como  sus  cabellos, se  sentaron  en una  de  las  mesas contiguas.

El  del  parche  en  el  ojo, a  diferencia  del  niño, era  un tipo  alto, extraño, que  inspiraba  absoluta  desconfianza  y  llevaba una  mirada  de  vicioso  en  su  ojo  bueno. Además  tenía  un  golpe  en  la  cabeza  que  le sangraba  sobre  la  cara. Parecía  un  gato  al  que  acababan  de  revolcar.

Aún  así, Regan  no  podía  mirarlo  sin  sentir  una  loca  y  quemante  emoción. Algo, por cierto, parecido  a  la  abrumadora  atracción  que  había  sentido  la  primera vez  que  vio  a  Vaizack.
Inexplicable.
Le  dieron  muchas  ganas  de  acercarse.

-¿Qué  van  a querer?- preguntó  la  mesera  a  los  chicos  mientras   mascaba  goma sonoramente .
-Café.- contestó  Lucas  malhumorado  y  todavía  adolorido.
Él  y  la  mesera  miraron  a  Ajax.
El  crío  observó  el  menú  unos  momentos y  luego  señaló  algo  en  él.
-Niño, no  veo  nada  sin  mis  gafas. Nada  más  dime  lo  que  quieres.- se  quejó  la  camarera, impacientándose.
-Quiere  un  emparedado  de  queso.- respondió  Lucas  lanzando  el  menú  a  la  cara  de  la  mujer. - Te  pagamos  por  atendernos. ¿Por qué  no  haces  bien  tu  trabajo, maldita  ciega?-
-Cuidado  con  lo  que  me  dices, tuerto, o  escupiré  en  tu  comida.-
Advirtió  la  mesera  yendo  hacia  la  cocina.
-Mujer  estúpida.- musitó  por   lo  bajo  el vago, limpiándose  la  sangre  de  la  cara  con  un  puñado  se  servilletas.
Ajax  con  el  rostro  rojo  y  turbado  por  el  enojo  de  la  camarera  y  el  comportamiento  de  Lucas pensaba  en  que  el  emparedado  ya  no  le  apetecía. No  fuera  a  ser  que  aquella  mujer  cumpliera  su  promesa. Lo  de  escupir  en  la  comida.
¿Por qué  Lucas  debía  ser  siempre  tan  malhumorado?

-¿Qué?- preguntó  de  pronto  el  vago, dejando  la  bola  de  servilletas  ensangrentadas  a  un  lado.

Ajax  se  volvió  hacia  la  ventana. En  verdad. ¿Cómo  Lucas  podía  ser  tan  desagradable  a veces?

-Si. Yo  tampoco  estoy  de  humor...- farfulló  Lucas.

La mesera  volvió  con la  comida  y  se  las  sirvió  con  una  antipática  mueca.
Una  vez que  la  mujer  se hubo  ido  alguien  más  se  acercó.

-Este... ¡Hola!- soltó  aquella  chica  de  cabello   corto  y  naranja  con  una  gran  sonrisa.
El  vago  la  miró  con  bastante  indiferencia  y  procedió  a   dar  un  sorbo  a  su  café procurando  hacer  mucho  ruido  al  sorber.

-¿Puedo  sentarme  con  ustedes un  ratito?-
-¿Por qué?- gruñó  Lucas  sintiendo  que  se  le  iba  el poco apetito que tenía.

-P- para conversar. ¿Para  qué  más iba  a  ser?- respondió  ella  sintiéndose  nerviosa.

-¡Me  llamó  Regan!-

-¿Qué  demonios  quieres  tú? Que sepas  que  en  los  de  tu  clase  no  confío.-

-¿Mi... clase?- preguntó  ella. -O sea  como... ¿Pobre?-

Lucas  obviamente  no  se  refería  a  nada  de  eso. Era  que  él  ya  se  había  dado  cuenta  que  dentro  de  la  chica corría  la  sangre  bestial.

Y  Lucas  no confiaba  en  otros  licántropos.
Por que  era  distinto  a  ellos  por  la  sangre  mutada  de  su  padre. Los  lobos  podían  oler  la  diferencia  y  no  lo  soportaban. Lo  consideraban  un  insulto  a  la  especie.
Pero  Regan  no  entendía  de eso. Sólo  sentía  la  afinidad  de  lo  que  era  parecido  entre  ellos.

-Este... ¡Tengo  algo  de  dinero! Puedo  invitarles  la  cena...si quieren.- ofreció  en  un  intento  desesperado  por  agradar.

Pero  su  ofrecimiento  no  obtuvo  respuesta.
Sintiéndose  algo  tonta  por  estar  de  pie  un  largo  rato  sin  que  le  prestaran  atención   se  armó  de  valor  y  se  sentó  junto al   niño.

-¿Cómo  te llamas?- le  preguntó  al crío  con  su  voz  más  dulce.

-¿Qué  es lo  que quieres con  nosotros?- interrumpió  Lucas  abruptamente.

-Mmm, pues  nada. Quiero... conocerlos. Parecen  personas  interesantes.-

-¿Interesantes? ¿Eres  idiota  o  qué?-

Y  allí  estaba  de  nuevo  el  ríspido  carácter  del  vago. Ajax  miró  a  Regan, preocupado  de  que fuera  a  ofenderse  por  las  palabras  de  Lucas. Pero  la  chica  sólo  sonreía.

-Este... ¿Viven  cerca  de aquí? Yo  vivo  a  dos  calles.-

-No  vivimos  en  ningún  lado  todavía. Recién  llegamos  a la ciudad.-

-¡E-enserio! ¿Y  de  donde  vienen?-

-No  te  importa.-

-Ah...bueno. ¡Oigan! Si  quieren  pueden  quedarse  conmigo...digo...si  aún  no  tienen  donde  pasar  la  noche.-


La  mesera  reapareció  y  soltó  la  cuenta  frente  a  Lucas. Él  la  tomó  y  se  la  pasó  a  Regan.

-Decías  que  ibas  a invitarnos  la  cena. ¿No?-

-Ah. ¡Si! Claro  que  si.- ella  comenzó  a  buscar  el  monedero  dentro  de  su  pequeña  mochila. -Ahm...por aquí  debe  estar.-

Lucas  no  dejaba  de  observarla  receloso. Parecía  un  poco  lenta. Era  fácil  saber  que  ella  aún no  había  tenido  su  primera  transformación  completa. Ni  si  quiera  parecía  darse  cuenta  de  que  él  era  un lobo  también.

Y  si  lo  sabía era  entonces  muy  buena  actuando  como  estúpida  despistada.
Regan puso  el  dinero  sobre  la  mesa  y  dejó  unas  cuantas  monedas  también, como  propina.

-Entonces. ¿Quieren  quedarse  conmigo? Mi  casa está  de veras  cerquísima  de aquí.- continuó. -¿Qué  dicen? Yo  estaré  contenta   de  tener  invitados. Aunque  mi  casa  es  muy  pequeña,  pero...-

-¡Bueno, ya! Está  bien, pero  cállate.- ordenó Lucas, pensando  en que  le  habían  asaltado  y  ya  no   tenía  dinero  para  alojamiento  y en  que  se  sentía  débil  y  adolorido  y  debía  descansar.

Por supuesto  estaba  desconfiado  de  tanta  insistencia  y  amabilidad, pero  dedujo  que  Regan  por  si  sola  no  era  un  peligro  para  ellos.

-Vamos  a ir  contigo, pero  si  intentas  algo   voy  a...-

"Matarte" iba  a decir, pero  se  contuvo  porque  estaba  frente  a  Ajax.

-Err... voy  a  estar vigilándote.-

-¿Intentar  algo  como  qué? ¿Qué  amenaza  es  esa?- preguntó ella  sintiéndose  preocupada  por  la  advertencia. Sobre  todo  porque  aquel  muchacho  parecía a simple vista peligroso.

Era  una tontería  en realidad, el  invitar  tan imprudentemente  a  un  extraño  a  pasar  la  noche  en  su  casa. Pero  nunca  había  podido  renunciar  a  algo  que  le  parecía  interesante. Y  sobre  todo, no  se  sentiría  sola  esa  noche, teniendo  como  única  compañía  a  los  demonios  que  en  el  fondo creía  que  la  poseían.





Regan  vivía en  una  pequeña habitación  de  dos  piezas  en   una  posada. El  tipo  de  lugar  al  que  Lucas  estaba  más  que  habituado: reducido y miserable.

En  cuanto  entraron  el  vago  se  tumbó  descaradamente  en  el desgastado  sillón que  ahí  había.
-El  sofá  es   muy  cómodo. ¿Verdad?- sonrió  ella   sintiéndose  emocionada. Tomó  a  Ajax  de  la  manita  y  lo  llevó  a  la  otra  pieza.
-Este es  el  dormitorio...aquí  pueden   dormir  tú  y  tu  hermano.- explicó  Regan  sentándose  sobre  la  cama  de  sábanas  impecablemente  blancas. No  había, aparte  de eso, muchos  muebles  en  la  habitación. Un  pequeño  estante  lleno  de  toallas  y  un  ropero  de  plástico  en  una  esquina.
-Si  es  tu  hermano. ¿No?- preguntó  ella. El  niño  asintió  mientras  miraba  al  rededor.
-Si. Es  lo  que  parecen... ¡Ven  siéntate!- Ajax  obedeció. Al  sentarse  notó  que  la  cama  estaba  demasiado  rígida.

-¿Qué  tienes?- preguntó la  chica  acomodándole  los  mechones  negros  de  cabello  que  caían  sobre  sus  ojos.

-Eres   muy  callado...no  será.... ¿Eres  mudo?-

Ajax  se  mordió  el  labio  y  negó  con  la  cabeza.

-Ah. Entonces. ¿Qué  es? ¿No  te gusta  hablar?... Bueno, olvídalo. Lo siento. Debe  ser  difícil  intentar  responder  preguntas  sin  hablar, je.-

Regan  comenzó  a  rascar  frenéticamente  sus  manos  por sobre  los  guantes.

-Nh...necesito  quitármelos. ¡No  vayas  a  burlarte!-

Ella  se  retiró  los  guantes, dejando  al  descubierto  sus  manos. Volvió  a  rascarse.
-Es  asqueroso. ¿Verdad? Yo  no  sé  que  me  pasa. Creo  que  estoy enferma. Antes  tenía  unas  manos bonitas.-

Regan  contempló  sus  manos con  tristeza.

Ajax  sintió  pena por  ella. Parecía  siempre  tan  alegre  que  verla  con aquella  expresión  le  causó  pesar. Tomó  una  de  sus  manos  y  la  observó  con  detenimiento. No  pensaba  que  diera  asco  la  apariencia  extraña  que  tenían. En  realidad  creía  que  lucía  genial.

-Eres  un niño tierno.- Regan  sonrió, cautivada  por  la  dulce  apariencia  de  Ajax.
-Eres lo  más  lindo  que  haya  visto...-

-¡Hey!- interrumpió  abruptamente  Lucas  que  llevaba  un  rato  observando  desde  la  puerta. -No  tienes  baño  ni  cocina.-

-No.- contestó  ella  sintiéndose  intimidada. Se  acomodó  los  guantes.
-Este... por  eso siempre  como  fuera. Y el baño...hay  uno  junto  a  las  escaleras. En el  patio. Pero  hay que compartirlo  con  los  vecinos. Ven, te  muestro.-

La  chica  lo  guió  por  el  pasillo  hasta  el baño.

-Tú....-comenzó  él. -¿En serio  no  sabes  que es  eso  que  le  pasa  a tus  manos?-
-Ah... ¿Sabes? Es  una  enfermedad. Ya  se quitará.-
Lucas  se río  de  forma  casi  despiadada. Alcanzó  a  la chica, la tomó  por  el  brazo  y  le  levantó  la  manga  de  la  blusa, dejando  al  descubierto  aquel  pelo  naranja  que  le cubría  toda  su  piel.
Las  mejillas  de  Regan  ardieron.
-¿Crees  que  esto  va   a desaparecer?-
La  chica  se  jaló  hacia  tras  para  soltarse.
-¡Eres malo! No tienes  que  burlarte.- sentía unas ganas tremendas de  llorar.
-No me  estoy  burlando, tonta. Te  estoy  enseñando. Yo  tenía  doce  años  cuándo  empecé  a  cambiar.-
-¿Qué?-
-Sueños  extraños  y  cantarle  a la  luna...te  estoy diciendo  que  sé  lo que  eres. Yo  soy  uno  también.-
Lo  que  el vago  le  reveló  esa  noche era  algo  casi  espantoso  y  verdaderamente  increíble. Algo que  en verdad  era  un  secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario