martes, 1 de mayo de 2012

Capitulo 6.- El hombre que vivía siempre arrepentido


Era  el  hombre  que  vivía  siempre  arrepentido. El  pasado  pesaba  sobre  su  cuerpo  viejo  y  gastado, presionándolo  casi  hasta  cortarle  la  respiración, doblando  sus  huesos  como  frágiles  líquenes. Hundiéndolo  en  una  pavorosa  y  espesa  desesperación.
Era  mucho  lo  que  se  había  equivocado. Eran  muchas  las  cosas  terribles  que  había  tenido  que  hacer.
Lo  conocían  como  Sebastián J.D. Ramsley. De  joven, cuando  aún  podía  ver, trabajaba  para  alguien. Alguien  que  tomaba  muy  enserio  sus  capacidades. Porque  él  era  la  mar  de  bueno  rastreando. Era  sobrenatural  su  forma  de  encontrar  cualquier  cosa. Por  eso  era  que  aún  entonces  la  vista  no  le  era  indispensable.
Lo  contrataron  para  cazar  y  matar. A  unas  cosas  que  nunca  había  visto  antes. Unos  monstruos.
Luego  de  superar   el  horror  inicial  de  ver  uno  de  aquellos  frente  a  frente   hubiera  querido  olvidarse  de  todo lo  visto  y  aprendido. Pero  era  tarde. Era  matar  o  morir, porque  de  rehusarse  a   hacer  el  trabajo   los  propios  hombres  para  los  que  trabajaba  lo   habrían  asesinado.
Pronto  entendió  que  se  había  metido  en   un  mundo donde  era  cazador  y  presa  por  igual.
House  of  Sound  era  como  se  hacia llamar. La  organización  de  la  que  formaba  parte. Personas  casi  tan  monstruosas  y  crueles  como  las  bestias  que  se  dedicaban   a  matar.
Él  no  era  el  único. Había  más  como  él, con  habilidades  tanto  más  impresionantes  que  la  suya. Todos  con  el  mismo  objetivo. Exterminar.
Nunca  se  les  dio  más  motivo  para  ello  que  el  simple  deseo  de  sobrevivir.
Tener  que  seguir  matando  para  continuar  viviendo.




-¿Quién... era?- se  atrevió  a  preguntar  Ajax. Había  visto  al  hombre  sentado  en  el  columpio  junto  a  Lucas.
El  atardecer   casi  se  convertía  en  noche  mientras  caminaban.
-Es  un  amigo. Voy  a  presentártelo  alguna  vez. Si  quieres.-
El  crío  asintió, buscando  la  llave  de  la  casa  en  su  bolsillo. Se  apresuró  a  abrir  la  puerta.
-¿Quieres... tomar  algo?- preguntó tímido.
-Nh. Cualquier  cosa  fría  está  bien.- Lucas se  quitó  las  botas  y  el  poncho  y  se  recostó  en  el entarimado  de  madera  frente  al  jardín. Había  demasiada  tranquilidad  en  el  aire. Mientras  el  crío  corría  a  su  habitación  a   guardar  el   regalo  de  Harley  y  luego  volvía  a  la  cocina.
Apareció  frente  al  vago  con  una  charolita  donde  llevaba  una  jarra  de  limonada  y  dos  vasos. Uno  para  Lucas  y  otro  para  él.
-Mmm.- soltó  el  niño  con  su  vaso   en  la  mano   y  meciendo  los  pies  sobre  el  suelo. -¿Sabes? Hay... cosas  que  qui...siera...saber-
-¿Qué  cosas?-
-Amhh...- Ajax  contemplaba el  vaso  esperando  de  él  algún  apoyo  moral.
-¿Sabes? No  pienses  que  no. Me... me  da  mucha  alegría  saber... que  somos...medios...mm...-
-Medios  hermanos- completó  Lucas. El  crío  asintió.
-En  verdad.- intentó  sonreír.
-¿En verdad?.-
-Me  gusta...que  estés   aquí. Que  seas  mi...hermano  también.- Enrojeció. Le  daba  pena  explicarlo, pero  en  realidad  llevaba  un  tiempo  imaginando   como  serían  las  cosas   en  adelante. Se  pasarían  el  día  jugando, irían  a  un  montón  de  lugares  juntos. Les  enseñaría  su  nuevo  hermano  a  los  amiguitos  de  la  escuela. La  pasarían  de  miedo. Lucas  era  de  lo  más  divertido.

"Se  está  acostumbrando  a  la  idea" pensó  Lucas  con  el  vaso  entre  los  labios. No  había  esperado  ser  tan  bien  recibido  en  la  concepción  de  familia  que  tenía  Ajax. Luego  pensó  que  aquel  era  el  momento  propicio  para  terminar  de  contarle  la  verdad  al  niño. Habría  sido  un  buen  momento. Pero  sentía  de  pronto  que  era  muy  difícil. No  comprendía  porque  pero  había  una  ligera  inseguridad  en él. Algo  pequeño  y  casi  imperceptible.
En  el  fondo  estaba  temiendo  que  Ajax  le  pudiera  llegar  a  odiar.
-P-pero...- interrumpió   la  vocecita  del  niño. Lucas   le  puso  atención.-Quisiera  saber... de  mi  mamá, y  mi  papá, y... mi  her...mano- su  voz  se  hizo  más  débil   hasta  terminar  tímidamente  la  oración. No  quería  hacer  sentir  mal  a  Lucas  si  le  preguntaba  del  otro  que  también  había sido su  hermano. Ese  que  había  vivido  con  él  cuando  era  pequeño.
-No... no  me  acuerdo  mucho  de  ellos. Ni  de  como  eran...-
-¿Es que  no   tienes  ni  una  fotografía  de  ellos?-
Ajax  negó  con  la  cabeza. Lucas  chasqueó  la  lengua  con  desaprobación.
-Que  mal.- gruñó   poniéndose  de  pie. -Tú, quédate  aquí.- ordenó  entrando  a  la  casa. Fue  a  la  habitación  del  abuelo  y  entró  sin  el  menor  respeto  a  la  intimidad  de  nadie. El  anciano,  como  fuera, no  estaba  en  casa.
Lucas  estuvo  dentro  un  rato  revolviendo  cajones  y  estantes. Poco después  volvió  con  un  encuadernado  de  piel  en  las  manos.
-¿Nunca  te  las  mostró?- le  preguntó  sentándose  de  vuelta  junto a  Ajax. -Es  un  álbum  familiar.- la  abrió  en  una  de  las  páginas. Estaba  la  foto  algo  gastada  de  un   chico  flacucho  y  pálido.
-Nh. Seguramente  que  éste  es  mi... nuestro   padre. Err...cuando  era  niño. Se  llamaba  Alphonse. ¿Sabias?  Pero  me  acuerdo  que  lo  llamaban  Titto. No  sé  porque.... Y  aquí...-  adelantó  unas  hojas. -Aquí  está  él, un  poco  mayor. No  me  parezco  mucho  a  él.- comentó, más  bien  como  una  reflexión  para  si  mismo. El  crío  lo  miró  de  reojo  para  comprobar  que  en verdad  no  tenían  mucho  parecido  físico.
-Ella  es tu  madre.- Lucas  señaló  la  figura  de  una  mujer.- Era una  persona   amable.- Ajax  sonrió  al   escuchar  eso. -Éste  junto  a  ella  es  Seth, tu  hermano-
El  niño  se  inclinó  para  ver  mejor  a  un  chico  apenas  más  grande  que  él, de  cabello  oscuro  y   una  sonrisa  chimuela.
-¿Seth?- musitó
-Era  su  nombre.- el  vago  continuó  cambiando  de  página, hasta  que  encontró  la  fotografía  que  buscaba. La  única  en  la  que  él  aparecía. Estaba  con  Seth  jugando  en  la  cocina  cuando  su  padre había  tomado  esa  fotografía.
-Éramos  buenos  amigos.-
Eran  más  que  eso. Había  notado  desde  el  primer  momento  una  atracción un  tanto  inusual hacia  los  de  su  familia. Los  mismos  que  llevaban  su  sangre  le  provocaban  un  deseo  intenso  que  se  calmaba  al  mínimo  contacto. Un  simple  roce  de  su  piel, una  caricia  inocente  en  la  cabeza. El   contacto  lo  satisfacía.
Le  hacia  sentir  más  unido  a   los  suyos. Le  pasaba  eso  con  su  padre, pero  sobre  todo  con  Seth.
Esa  era una  de  las  razones  por  las  que  no  le  agradaba  a  su  abuelo.
Lucas  era  un  bastardo. El   primer  hijo  de  Alphonse, fruto  de  una  relación  pasajera. Él  no  hablaba  mucho  de  ese  hijo. Mucho  menos  después  de  casarse  y  que  naciera  Seth.
Eso  hasta  que  Lucas  estuvo  en  el  psiquiátrico. Entonces  Alphonse  decidió  cuidar  más  de   él  y  comenzó  a  llevarlo  con  regularidad  a  su  casa.
No  hubo  mucha oposición.  Su  esposa  lo  aceptó, y  para  Seth  era  un  compañero  de  juegos.
El  abuelo  era  diferente. Él  tenía  una  razón  para  desaprobar  la  existencia  de Lucas. Porque  la  madre  del  chico, su madre genética que había muerto  cuando Lucas era un bebé , era  una  de  esos. Un  licántropo.
Más  allá  de  los  genes  de  Alphonse, sabía  que el  chico  desde  su  nacimiento  pertenecía  a las  bestias debido  a  la  herencia  de  su  madre.
Por  eso  el  viejo  no  confiaba  mucho  en  él. Pero  luego  el  desagrado  pasó  a  otro  nivel  cuando  se  percató  del  cariño  poco  fraternal  y  más  bien  incestuoso  que  tenían  entre  si  los  niños.
A  partir  de  entonces Lucas, para  el  viejo,  se  convirtió  en  la  profana  y perversa  bestia  que  ya  sospechaba  que  era.
Más  aún, a  raíz  de   la  presencia  de  Lucas  en   la  casa, Seth  cambió  también. Aquella  temida  naturaleza  despertó  en él.
Pero  Seth  era  demasiado  frágil. No  resistió  el  cambio  bestial, su  cuerpo  de  estaba  destrozando  y  su  mente  desaparecía  dentro  de  la  locura  salvaje  del  lobo.
Alphonse  tomó  la  decisión  de  no  dejarle  sufrir  más. No  hubiera  sobrevivido  en  cualquier  caso, y  de  hacerlo, nunca  más  sería el niño al que conocían, sino  un  monstruo  inconsciente  con  una  infinita  sed  de  matanza.
Su  sufrimiento  era  demasiado  doloroso  como  para  dejarle  existir  así.
                                       






House of Sound tenía laboratorios. Clandestinos  y  secretos. Se  experimentaba  inescrupulosamente  con  cualquier  cosa   que  fuera  un  ser  vivo. Animales, seres  humanos, incluso  monstruos. Todo  tipo  de  experimentos  mórbidos  y  crueles  que  rayaban  en  la  tortura, más  por  un  placer  retorcido  que  por  verdadera  ciencia.
Todo  el  tiempo  podían  escucharse  los  gritos  de  las  infortunadas  criaturas  en  la  oscuridad  de  aquellos  pasillos  subterráneos.
Emanaba  la  esencia  del  dolor de  sus  cuerpos   mutilados, destilaban  desesperación  de  sus  infectadas  heridas  y  de  sus  miembros  amputados. Bañados  en  lágrimas  y  supuración.
Se  tenía  especial  interés   en  los  licántropos. 
A  Ramsley  le  habían  ordenado  en  algunas  ocasiones  capturar  a  algunos  ejemplares  con  vida. Algo  difícil.
Eliminar  a  una  bestia  era  de  por  si   algo  complicado  aún  teniéndose  suficiente   práctica  y  conocimientos. Porque  una  arma  bañada  en  plata simplificaba  el  trabajo, pues  un  golpe  certero  era  suficiente  para  matar  a  un  lobo.
Pero  capturarlo con vida  era  correr  riesgos mayores.
Por  ello  se  había  desarrollado  un  estudio  basado  en  herborística  antigua. Una  mezcla apropiada  de  plantas  y  hierbas  podían  convertirse  en  un  veneno  mortal  para  un  licántropo, y  una  dosis  menor  era  un  tranquilizante   efectivo  para  las  bestias.
Con  base  en  los estudios genéticos se buscaba  un  "antídoto", una  cura  para  la  licantropía, es por ello que necesitaban gran cantidad de especímenes con los que experimentar.


Aquella  vez  Ramsley  llevaba   como  cada  fin  de  mes  un ejemplar nuevo  al  laboratorio. Mientras  descargaba  el  camión  en  la  bodega  algo  ocurrió. Las  alarmas  se  dispararon. A  lo  lejos  detonaciones  de  armas. Ramsley  se  puso  en guardia  por  si  acaso. Una  de  las  ventanas  se  rompió, y  en medio  de  una  lluvia  de  cristales, algo  cayó  frente  suyo. Ese  algo  se  irguió  con   un  gemido  de  dolor. Quería  huir. Pero  su  cuerpo  no  daba  para  un paso  más, lleno  de  heridas   que  le  desangraban. Llevaba  algo  en  el  hocico. Algo  pequeño. Un  bebé. La  bestia  volvió  a  gemir  antes  de  doblarse  sobre  si  misma  y  caer  pesadamente. No  pudo   moverse  más. Su  mirada  vidriosa  se  fijó  en  Ramsley, que  seguía  ahí. De  su  garganta  brotó  un  sonido  gutural, un  gruñido  emulando  la  voz  humana. Una   palabra  que  Ramsley  nunca  estuvo  seguro  de  si  realmente  escuchó. Un  ruego  que  casi  podía  incitar  en  él, asesino  de  su  estirpe, la  compasión. Algo  así  como  un: "Sálvalo".
Luego  aquella  mirada  de  lobo  se  apagó  hasta  la  inconciencia  eterna.
Ramsley  se  aseguró  de  que  la  bestia  estaba  muerta  antes  de  acercarse. Se  inclinó  sobre  el  bebé. Estaba  con  vida.
Se  enteraría  más  tarde  que  aquel  monstruo  intentaba  huir  para  salvar  a  su  cría. En  cualquier  caso, era  tarde  para  eso, pues  sabría  también  luego  que  aquel  bebé  había  sido tratado  con  el  suero  antídoto.
Ramsley  no  lo  pensó  demasiado. Era  una  abominación  que  experimentaran  con  niños. Aquellas  personas  eran  tan  monstruosas  como  las  bestias  al  hacer  algo  así. Por  eso  decidió  aquella  noche   que  escaparía, y  que  se  llevaría  consigo  al  bebé.
Pasaron  los  años, y  mucho  tiempo  antes  de  que  dejaran  de  perseguirlos. Pero  Ramsley  era  un  hombre  de  determinación  y   no  entregó  al  niño. Se  había  encariñado  con  él  y  lo  crió  como  a  su  propio  hijo.
Le  llamó  Alphonse, y esperó, deseando  profundamente  que  el  suero  antídoto  dentro  de  él  le  salvara  de  crecer  también  como  un  monstruo. Ramsley  casi  enloquecía  algunas  noches  al  pensar  en  ello  y  rezar  frenéticamente  porque  no  ocurriera. Rezó  mucho.
Sin embargo  al  crecer  Alphonse  conoció  la  verdad  sobre  si  mismo, y  a pesar  de  ser  muy  débiles, sus  instintos  despertaron.
No  podía  adoptar  la  forma  bestial, pero  era  un  lobo  y  a  pesar  de  la  oposición  de  su  padre, él  nunca  negó  ni  renunció  a  ello.
Durante  su  juventud  se  interesó  más  en  los  que  eran  como  él. Encontró  a  otros  lobos, en  ocasiones  grandes   manadas  de  ellos. Aprendió  que  entre  las  bestias  existía  un   gran  sentido  del  honor  y  de  la  comunidad. Un  sentido  de  protección  hacia  los  más  débiles. Y   aprendió  también  que  uno  como  él, cuya  naturaleza  había  sido  contaminada y  suprimida  por  un  veneno  hecho  a manos  humanas, nunca  sería  aceptado  entre  las  bestias verdaderas.
Fue  en  esos  días  que  conoció  a  una  mujer, Keller. Una  de  ellos. Alphonse  nunca  se  casó  con  Keller, pero  tuvieron  un  hijo. Lucas, criado  por  la  hermana  humana  de  su  madre.
Alphonse  se  casó  con  una  humana  también, y  tuvo  con  ella  dos  hijos.
Ramsley  que  seguía  amando  a  su  hijo  a  pesar  de  su  naturaleza, amó  también  a  sus dos  nietos. Por  lo  que  esperó  que  en  ellos  los  genes  de  licántropo  fueran  recesivos.
El  primer  hijo  del matrimonio de  Alphonse , Seth, despertó  a  su  naturaleza  cuando  tenía  doce  años. Fue  entonces  que  Alphonse  supo  que  sus  hijos  cargarían  con  una  inestabilidad  mental y  física  en  su  licantropía  debido  al  suero. Y  por  piedad  a  Seth, Alphonse  lo  mató. Porque  aquella  transformación  lo  estaba  destrozando.
Ramsley  nunca  le  perdonó  eso  a  Alphonse, estaba   convencido  que  su  hijo  se  había  convertido  en  un monstruo  despiadado  capaz  de  asesinar  a  su  propios  hijos. Y  para  proteger  a  su  segundo  nieto, Ajax, tomó  la  decisión  de  entregar   finalmente a  Alphonse  a  House  of  Sound.
Desde  entonces  se  quedó  él  a  cargo  de  Ajax, Un  pequeño  niño  al  que  amaba.




Suspiró. Empujó  el  aire  entre  sus  dientes. Notó  de  pronto  que  se  había  quedado  con  la  fotografía   de  él  y  Seth  en  la  mano, así  que  se  la  pasó  a  Ajax. 
El  cielo  se  había  puesto  completamente  oscuro, con  nubarrones  espesos. Aún  así  no  iba  a  llover. Lucas  lo  sentía.
Ajax  tomó  la  fotografía  con  mucho  cuidado  y  continuó  mirándola.
Le  daba  algo  de  envidia. Él  había  crecido solo, sin  sus  hermanos. Abría  querido  poder  acordarse  al  menos  un  poco   de  Seth.
Pero  más  allá  de  unos  recuerdos  fragmentados  en  imágenes  recortadas, no  tenía  idea  de  nada  de  lo  que  había  sido  su  familia.
Deslizó  la  mano  sobre  el  piso  de  madera  hasta   la  manga  de  la  camisa  de  Lucas. Apretó  la  tela  con  ansiedad.
- Vas a quedarte. ¿Verdad?- articuló sin levantar la vista de la fotografía. El vago suspiró de nuevo, como si no estuviera seguro de si lo haría. No tuvo que darle una respuesta a Ajax porque unos pasos en el pasillo distrajeron la atención de ambos.
Los  pasos  se  acercaron  hasta  donde  estaban  ellos  y  de  las  sombras  apareció  el  abuelo. Tenía  una  expresión  sombría  en  el  rostro. Su  presencia  tensó  cada  fibra  del  ambiente.
-Lucas.- gruñó - Los  he  llamado. Estarán  aquí  pronto. Por  tu  bien, márchate.-
Lucas  frunció  el  ceño, abrió  la  boca, pero  no  fue  capaz  de  decir  nada. Se  levantó  y  se  metió  a  la  casa. Golpeó  algo  en  el  camino, alguna cosa  que  produjo  un ruido  sordo.
-Ve a dormir, Ajax.- pidió  el  abuelo  frotándose  la  sien. Respiró   pesadamente  y  luego  entró  a  la  casa  también.
Ajax  se  levantó  enseguida.
"No  por favor. No  hagas  que  se  vaya. Por favor"
Deseó  decir. Pero  las  palabras  no  saldrían. Así  lo  quisiera, contradecir  a  su  abuelo  no  era  algo  que  pudiera  hacer.
Permaneció  en  silencio. Su  mirada  resbaló  hasta  el  lugar  en  el  piso  donde  se  había  quedado  el  álbum  de  fotografías. Lo  recogió  y  se  fue  a  su  habitación.

Despertó  a media  noche, cuando  sintió   algo  pesado  encima  suyo. Estuvo  desorientado  los  primeros  segundos  hasta  que  escuchó  su  nombre  en  el  pliegue  de  un  susurro.
-Ajax.- era  Lucas  sentado  sobre  su  cama. El  crío   lo  miró  un  rato, no  estaba  seguro  de  si estaba  soñando. Porque  sus  sueños  solían  tomar  conciencia independiente  y  actuar  por  su  propia  cuenta.
Pero  no  podía  ser  un  sueño. Porque   podía  sentir  la  respiración  tibia  sobre  su  cara, y  percibía  su  aroma. No  podía  distinguir  a  que  olía  exactamente, pero  era  algo  que  le parecía  agradable y familiar.
Y  era  entonces  algo  mejor  que  un  sueño.
-¿Vas  a  quedarte?- preguntó. Lucas  jadeó, apoyando  su  frente  sobre  la  del  niño. Giró  la  cabeza  para decir  que  no.
-No  puedo.-
El  crío  iba  a  estirar  las  manos   para  abrazar  su  cuello, pero  no  lo   hizo. Se  quedaron  así  un  rato. Con  las  cabezas  apoyadas.
Luego Lucas  se  levantó. Miró  al  rededor   buscando  algo, y  fue  hacia  una  pequeña  mesita  de  madera  tallada  a  mano  que  estaba  en  un  rincón, a donde  la  luz  de  la  noche  no  alcanzaba  a  llegar.
Volvió  a  la  cama   con  algo   en  su  mano. Algo  que  destelló  con  los  rayos  de  la  luna  sobre  él, como  si  sonriera. Era  el  silbato.
El  vago  se  sentó  y  buscó  las  manos  de  Ajax.
-Si  no  me  voy,  puede  que  me  maten.- se  arrepintió  de  haberlo  dicho  tan  abiertamente. -Pero...- intentó  cambiar el  tono  de  aquello.
-  Si  tú  necesitas  alguna  cosa....o  quieres  verme  o  algo, llámame  con  esto.-
Le  cerró  la  mano  sobre  el  pequeño  metálico.
-Lo  escucharé  de  seguro. Donde  sea  que  esté, y  vendré...- su  voz  se  cortaba  al  hablar, como  si  le  faltara  el  aire. Ajax  sintió  que  su  hermano iba  a  llorar. Tuvo  esa  sensación, aunque  luego  se  dio  cuenta  de  que  no  era  así. Sin  embargo   ya  se  había  levantado  sin  pensar  y  se  había  recargado  contra  su  pecho.
El  vago  se  sintió  incómodo  en  principio, pero  luego  el  gesto  del  niño  comenzó   a  darle  ternura.
Se  sentía  verdaderamente  preocupado  de  lo  que  pudiera  pasarle  a  Ajax  si  él  no  estaba, a  pesar  de  que  nunca  antes  había  estado  ahí  para  él. Ahora  sentía  responsabilidad. Y  ganas  de  cuidarlo.
Rodeó  con  el   brazo  el  cuerpo  del niño   y  le  besó  la  cabeza.
-Por favor... por favor. No  me  olvides  a  mí  también.- musitó  ansioso, casi  como  una plegaria. Luego  se  marchó.
Se  iba. Era  necesario. Sabía  lo  que  hacía. Hacía  lo  que  debía. Porque  él  no  era  como  el  hombre   que  vivía  siempre  arrepentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario