domingo, 13 de mayo de 2012

9.- Dolor entrando en su corazón

Era  dolor  entrando  en  su  corazón. Era  como  si  apretaran   cada  uno  de  sus  órganos  internos  con un  alambre  de  púas tan frío que le quemaba.

Eso  que  su  abuelo  acababa  de  inyectarle  estaba  esparciéndose  por  su  cuerpo  a  la  vertiginosa  rapidez  del  correr  de  la  sangre  haciéndole   mucho  daño.

Aún  así, causaba  mucho  más  dolor  pensar  en  la  traición.

-Yo  creí...que  tú, viejo, a pesar  de  todo... querías  a  Ajax... que  al menos  a  él...-

-Mi  nieto  es  lo  que  más  quiero  en  el  mundo. Es  mi  razón  para  continuar  viviendo. No  tienes  derecho  a  poner  eso  en  tela  de  juicio, Lucas.-

-Entonces... ¿Por qué?...¿Por qué  vas  a  en...entregarlo...a  esos...asesinos d-de  House of Sound? ¿Lo  vas  a... traicionar  a  él  también? ¿Te  imaginas... un  poco  al menos  de  lo  que  le  hacen  a  los  que  son  como  no-nosotros  en...ese  lugar?-

-Las  cosas  no  son  así. Ellos  van  a  curar  a  Ajax. Él  no  será  un  monstruo. No  compartirá  tu  repugnante destino.-

-¡No  es  una  enfermedad!. ¿Cómo  van  a... curarlo, estúpido? ¿Por qué  no  lo  aceptas... tal  como  es?-

-Es  por  su  bien. No  quiero  que  sufra  como sufrió  Seth.-

- No  va  a  ser  así, yo  voy  a... cuidarlo. Voy  a... enseñar..le. Dale una oportunidad. -

El  hablar  le  resultaba  difícil. Su  lengua  se  le  estaba  adormeciendo.

-No.- sentenció  el  abuelo.

-Si  lo  entregas...maldito... ¡Ellos  va  a  destruirlo!... Van  a  tor...torturarlo  por  puro  placer  hasta  que  se muera. Yo  lo  sé...¡Me  lo  hicieron  a... mí!...¡Se  lo hicieron...a  tu  hijo! ... no   se  lo  hagas  a  Ajax  también...- jadeó agotado, empezando  a  perder  la  consciencia, aferrándose  con  desesperación  a  esa  última  palabra pronunciada  para  mantenerse  lúcido: Ajax.

-Si. Yo  sé  bien  lo  que  hicieron  con  Alphonse. Trabajaba  para  esas  personas, por supuesto  que  lo  sabía... pero  era  la  única  forma  de  detenerlo, él  ya  no  me  escuchaba. Se  había  vuelto  loco. Era  un  monstruo. Mató  a  Seth...- su  voz  se  quebró. -Todo  ha  sido  por  proteger  a  Ajax. Tuve  que  hacerlo, aunque  me  duela  en  el  alma  lo  que  ocurrió  con  mi  hijo. ¡Era  mi  hijo  y  lo  amaba!.-

-¡Eres  una  mierda! ¡Eso  es  mentira! ¡Viejo  embustero! Deja  de  actuar  como  si... como  si....fueras  el  justo. No  eres  ningún  mártir... Si  tú...ughhh...-. No  pudo  continuar  hablando.

El  abuelo  se  acercó  y  palpó  hasta  encontrar  la  cabeza  del  lobo. Le dio  unas  palmadas  y  le  rascó  detrás  de  las  orejas.  

-Entiéndelo. Entiende  que  ha  sido  por  el  niño. Cuando  ellos, las  personas  de  House of Sound,  vinieron  por  Alphonse, pidieron  llevarse  a  sus  hijos  también. No  era  parte  del  acuerdo, pero  insistieron... por  la  fuerza.- balbuceó   con  una  sabor  amargo  y  pastoso  en  la  boca.  -Mi  nuera  murió  a  manos  de  ellos  también ¿Recuerdas? ¿Te  acuerdas  cómo  la  asesinaron  cuando  intentó  proteger  a  Ajax? Seth  ya  había  muerto  para  ese  entonces, pero  estaba  Ajax. Y  tú. Tú... que  hubieras  podido  salvarte,ya  que  ellos  no  sabían  de  tu  existencia, pero....bueno, la  elección  era  sencilla. Yo  te  entregué  a  ti  en  lugar  de  mi  nieto. Y  aún  cuando  nunca  te  quise  y  que  detestaba   tu  presencia  en  esta  casa, acepto  que  fue  algo  muy  cruel  para  ti. No  creas  que  no  entiendo  éso. Pero  ha  sido  por  amor  a  él, y  gracias  a  mi  decisión  mi  nieto  sigue  vivo, a  salvo  y  feliz. Así  que  no  cuestiones  el  cariño  que  le  tengo, Lucas. Todo  lo  hago  por  su  bien, para  que  pueda  tener  una  vida  normal. Y  por  éso...voy  a  tener  que  entregarte  otra vez. Lo  siento, pero no  dejaré  que  me  lo  quites.-

El  anciano suspiró  largamente. Sintió  que  algo  dentro  suyo  se  había  limpiado  al  sacar  todo  aquello  que  había  estado  rumiando  durante  tanto  tiempo. Se  levantó  y  fue  hacia  la  salita. Lucas  lo  escuchó  discar  el  teléfono. 

-Ni  de  broma. Yo  no  voy  a  volver  ahí- pensaba, el  miedo  que  producía  en  Lucas  el  recuerdo  de  aquel  oscuro  pasillo  bajo  tierra  era  suficiente  para  reanimar  su  espíritu. Regresar  a  ese  lugar  era  algo  que  él  no  iba  a  aceptar tranquilamente. Así  no  era.

Se  arrastró  dificultosamente  por  el  pasillo  hasta  la  puerta  de la  sala  y  jaló  la  pierna  del  anciano  cuando  éste  volvía, haciéndolo  caer.

El  viejo  reaccionó  rápido   sacándose  del  bolsillo  la  jeringa.

Se  apresuró  a  tomarla  y  palpando  con  torpeza  donde  estaba Lucas  le  clavó  la  aguja  justo  en  el  ojo  izquierdo.

A  pesar  de  estar  tan sedado  el  dolor  agudo  lo  hizo  reaccionar  frenéticamente.

Lucas  aulló, golpeaba  su  rostro torpemente  intentando  arrancarse  la  aguja  que ardía  como  ácido  corroyéndolo.El  dolor  era  insoportable  y  lo  enloquecía. 

Enfurecido se  lanzó  sobre  el  anciano  y  de  un  zarpazo  lo  aventó  contra  la  pared. Sus  garras  habían  hecho  una herida  profunda  al  torso  del  abuelo.

-Miserable  y horrible viejo. Ya  te  dejé  vivir  demasiado.- bufó  la  bestia.

-¡¡Abuelo!!- gritó  Ajax  desde  la  puerta.


 
 
 
Ajax  volvía  apenas  del  mercado. Se  le  había  hecho  tardísimo.

Llegó  corriendo  por  la  calle, con  la  cara  enrojecida  por  el  calor  del  verano  que  se  extendía  en  el  ambiente  de  un  día  claro  y  perfumado  de  la  humedad  cálida  de  los  bosques  que  rodeaban  la  región.

Al  acercarse  a  su  casa  aquello  tan  inusual  llamó  su  atención.

Había  una  persona  sentada  en  la  entrada  de  la  casa. Pronto  lo  reconoció. El  que  estaba  sentado  en  el  escaloncito  de  la  entrada  era  el  mismo  hombre  que  había  visto  con  Lucas  en  los  columpios  cuando  habían  ido  al  parque.

Aquel  hombre  alto  de  porte  elegante  y  gafas  oscuras.

"Un  amigo". Eso  era  lo  que  había  dicho  Lucas. Y  Ajax  sintió  curiosidad.

-Hola.- saludó  un  poco  inseguro  ante  aquella  pétrea  presencia.

El  hombre  sonrió  siniestramente. No  podía  llamársele  de  otra forma  a  aquella  mueca  velada  por  los  cristales profundamente  negros  de  sus  anteojos.

-Hola, pequeño.-

-¿Viniste  a  buscar  a  mi  her-hermano?-

-¿Tu  hermano?-

-Este... Lucas. Eres  su  amigo. ¿Verdad?-

-¿Eso  te  dijo?-

Y  en medio  de  la  escueta  conversación  llegó  a Ajax  el  ruido  que  venía  del  interior  de  la  casa  y  que  le  hizo  saber  de  inmediato  que  algo  andaba  mal. Era  la  voz  de  su  abuelo   gritando.

-No- dijo  aquel  hombre  asiendo  del  brazo  al  crío  para  evitar  que  entrara.

-¡Suéltame! ¡Mi abuelo  me  necesita!...¡¡Quítate!!- pero  eran  muy  fuertes  las  manos  de  aquel  hombre  que  lo  alzo  por  el  aire  con  mucha  facilidad.

-¡Suéltame ya!¡¡Abuelo!!-

-Vamos, basta. Es  por  tu  bien.- pero  Ajax  no  escuchaba, seguía  gritando  y  forcejeando  hasta  que  aquellas  manos  aprisionantes  cedieron  dejándolo  caer  al  suelo. Se  levantó  enseguida  con  las  rodillas  raspadas  y  entró  a  la  casa.

La  puerta  estaba  rota. El  crío  imaginó  que  estaban  robando  la  casa, pero  antes  de  poder  averiguarlo  aquel  hombre  lo  detuvo  de  nuevo   y  lo  sometió  bruscamente  sosteniendo  sus  manos  y  tapando  su  boca.

Aún  así  desde  donde  estaban  podía  verse  y  oírse  bastante  bien  lo  que  ocurría.

Su  abuelo  charlaba  con  un  bulto  extraño  y  muy grande  que  estaba  tirado  en  el  pasillo  y  que  hablaba  también  con  una  voz  rasposa  y  llena  de  gruñidos.

Tenían  aquella  conversación  tan  rara. Ajax  escuchaba  y  distinguía  su  propio  nombre  en  la  voz  de  su  abuelo  y  en  la  del  extraño  ser, y  no  podía  creer  lo  que  decían. Algo  sobre  su familia, sobre  asesinatos  y  monstruos. Una  verdad  horrenda  que  traspasaba  la  línea  de  lo  fantástico.

No  había  forma  de  que  aquellas  palabras  terribles  fueran  en serio. ¿Cómo  podía  ser  cierto  algo  así?.

Y  sin  embargo  entendió  enseguida  y  con  tristeza que  todo  era  verdad. Una  verdad  extraña  que  se  le  había  ocultado  siempre.

De  no  haber  sido  porque  tenía  la  mano  de  ese  sujeto  sobre   la  boca, habría  gritado.
De  pronto  se  distrajo  del  dolor  que  sentía  dentro  de  si, al  ver  aquel  bulto  informe  moviéndose, un  poco  al  principio, luego  le  vio  derribar  a  su  abuelo, que  desesperadamente  buscaba  algo  en  la  bolsa  de  su  saco  y  cuando  lo  encontró  se  lo  encajó  a  aquella  cosa  que  se  irguió  enseguida, dejando  escapar  un  aullido  espeluznante.

Lo  siguiente  fue  que  "eso"  golpeó  al  viejo  y  lo  lanzó  contra  una  pared.

Su  abuelo, un  anciano  ciego  e  indefenso. ¿Cómo  podían  hacerle  aquello  tan  cruel?

El  niño  se  movió  bruscamente  hasta  que  logró  safarze  de   su  fuerte  captor  y  salió  corriendo  por  el  pasillo  hasta  la  salita.

-¡¡Abuelo!!.- gritó.

Su  abuelo  estaba  al  otro  lado  de  la  habitación, malherido. Y  entre  ellos, aquel  ser   que  lo  había  atacado  y  que  ahora  miraba  al  crío.

Era  una  corpulenta  bestia. Incluso  se  había  imaginado  que  era  un  oso  o  algo  parecido, por  lo  grande  que  era  y  por  su  pelaje  pardo.

Pero  enseguida  distinguió  la  forma  monstruosa  de  alguna  especie  de  lobo enorme, erguido  en  las  patas  traseras.

Esa  visión lo  petrificó. Se  imaginó  muerto  entre  los  colmillos  de  aquella  cosa  y  el  miedo le  impidió  moverse, aún  cuando  quería  correr  hacia  el  anciano  que  se  desangraba.

-¿Ajax? ¡¡Vete!! ¡¡Huye!! Busca  ayuda...- gritó  el  viejo.

-¡No! No  te  asustes, Ajax.- dijo  aquella  bestia  con  su  voz  gutural. -Soy  Lucas.- trató  de  explicar, mostrando  una  expresión  casi  humana  en  su  rostro  bestial.

Pero  Ajax  no  parecía  enterarse de   lo  que  le  decían. 

Lucas  dio  un  paso  hacia  él.

-¿Por qué  me  miras  así? No...no  me  tengas  miedo, Ajax. No  voy  a  hacerte  nada.-

El  miedo  de  Ajax  le  estaba  molestando  mucho  más  que  todo  el  dolor  de  su  cuerpo. Y  de  pronto, otro  dolor  más  agudo, se  apoderó  de  él. Se  dio  la  vuelta  y  vio  al  anciano  empuñando  un  arma. Le  había  disparado.

-Plata.- gruñó. El  ojo  bueno  que  le  quedaba  se  le  crispó. Su  lengua  que  babeaba  en  exceso  se  paseó  por  sobre  los  colmillos.

Al  segundo  siguiente  ya  tenía  el  hocico  en  el  cuello  del  viejo.

Sus  caninos  perforaban  la  piel  y  las  venas, las  cuales  al  reventarse  le  inundaban  de  sangre  el  hocico; y  sus  garras  perforaban  el   tórax   del  anciano  destrozándole  los  órganos  internos.

Una  horrenda  muerte, pero  a  pesar  de  todo, piadosa, pues  el  anciano  apenas  había  tenido  tiempo  de  sentir  dolor  y  su  vida  se  había  extinguido  en  un  segundo  al  romperse  su  traquea  bajo  la  presión  de  los  colmillos  de  Lucas.

Terminó  demasiado  rápido  como  para  satisfacer  por  completo  aquel  pensamiento  de  venganza  albergado  por  el  vago  desde  hacia  tanto.

Se  sintió  frustrado  de  haberse  visto  obligado  a  acabar  tan  rápido.

-Plata, eh... ¡Una  mugrosa  bala  de  plata!... Que  bueno  que  eras  ciego. No  tocaste  ninguna  parte  vital, viejo  inútil.- 

La  bala  había  ido  a  parar  a  su  brazo  izquierdo. Una  herida  superficial, pero  que  empezaba  a  sangrar  abundantemente.

Se  volvió  de  nuevo  hacia  el  crío. Sintió  enseguida  el  enorme  error  que  había  sido  el  hacer  aquello  frente  a  Ajax, y  se  sintió  también  extrañamente  arrepentido  al  mirar  aquellos  ojitos llenos  de  terror.

Había   matado  a  la  persona  que  el  niño  más  quería  frente  a  sus  ojos.

-Ajax...-

Continuó  acercándose  a  él  con  mucha  lentitud, pero  el  niño  al  ver  aquella  cosa  enorme   y  horrenda  acercándosele  quiso  echar  a  correr. Sin  embargo  aquellas  piernitas  de  rodillas  raspadas  temblaban  y  pronto  le  hicieron  caer. Lucas  se  apresuró  a  tomarlo  entre  sus  brazos  bestiales  intentando  ser   suave, conteniendo  sus  fuerzas  desmedidas.

-Por favor..no...- gemía  el  crío  casi  sin  aliento  por  el  miedo, tratando  de  hacer  distancia  con  sus  bracitos  entre  él  y  aquel  monstruo  que  escurría  por  todas  partes  la  sangre  de  su  abuelo.
Entonces su  vista  alcanzó  aquella  escena, el  cadáver  abierto  en  canal, los  ojos  aún  abiertos  de  su  abuelito...muerto.

Se  sintió  furioso  de  pronto y   lleno   de  un  dolor  que  no  conocía.

-¡Suéltame! ¡Suéltame, asesino! ¡Ayuda!...¡Ayúdenme!.- comenzó  a  gritar  bajo  sus  lágrimas, intentando  por  todos  los  medios  liberarse  de  aquella  bestia  horrenda  a  la  que  comenzaba  a  detestar  más  de  lo  que  le  temía   ya  que  le  había  arrebatado  a  la  persona  que  más  había  querido  hasta  entonces  y  quien  siempre  lo  había  cuidado.

-Soy  yo...Ajax.- seguía  diciendo  en   aquella  voz  extraña.

-¡No! ¡¡No!! ¡Eres un  monstruo! ¡Eso  eres! Un  asesino... ¡Suéltame! ¡Te  odio!...¡¡Te  odio!!.-
Lucas  se  sentía  angustiado, desesperado, además  estaba  agotado  y  a  punto  de  sucumbir  ante  el  dolor  y  sobre  todo  ante  el  rechazo  de  Ajax.

Antes  había  dudado  de  contarle la  verdad  a  Ajax  por  temor  a  que  de  alguna  manera  lo  rechazara  y  odiara, y  ahora  esa  verdad  se  revelaba  a  sí  misma  de una  forma  violenta  e  hiriente. Y  ahora  más  que  nunca  tendría  el  odio  del  niño. Que  espléndidamente  mal  había  salido  todo.

-Si...soy  un  monstruo...- musitó  abrazándose  más  a  él. - Y  soy  un  asesino. Es que... es que  yo...es  lo  que  soy...¡Ódiame!...Ódiame  todo  lo  que  quieras  hasta  que  te  canses. Pero...Ajax...que  sepas  que  no  voy  a  dejarte. ¿Entiendes? Voy  a  quedarme  contigo, voy  a  cuidarte. No  importa  que  me  odies...quiero  quedarme  contigo.- la  debilidad  terminó  por  vencerle  y  no  pudo  continuar  hablando
.
Aquella  enorme  mole  oscura empezaba a  empequeñecerse, el  pelaje  oscuro  fue  retrocediendo  hasta  dejar  al  descubierto  la  piel de  su  cuerpo  humano.

Desaparecieron  las  garras  y  los  colmillos  volvieron  a  su  tamaño  práctico.

Sólo  quedó  un  roto  y  débil  guiñapo, frágil  y  herido  que  sangraba  mucho. Todo  su  cuerpo  volvió  a  sentirse  adormecido  y  sin  fuerza  alguna. Lo  único  que  lo  mantenía  sostenido  sobre  sus  rodillas   era  el  pequeño  cuerpo  de  Ajax  que  seguía  abrazado  a  él  mientras  lloraba.
Con  un  llanto  angustiante  que  era dolor  entrando  en  su  corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario