miércoles, 2 de mayo de 2012

8.- Agradable. Venganza.

Era  agradable. La  manera  en  que  se  sentía  al  despertar  en  mañanas  como   aquella  luego  de  una  noche  intensa. Le  gustaban  en  especial  cuando  despertaba  junto  a  Lucas.

La   luz  matinal  se  colaba  por  los  cristales  esmerilados  de  la  ventanita octagonal  del  baño, dibujando  contra  la  pared  la  silueta  de  Bijou.
Sobre  su  espalda  desnuda  brillaba  el  vivo  color  rojo  de  unos  largos  y  profundos  rasguños  que  surcaban  su  piel.


-Lucas...- musitó  evocando  con  una  sonrisa  la  sensación  de  tener  las  garras  del  muchacho  clavadas  en  su  piel  en  el  momento  del  orgasmo, con  su  cuerpo  contrayéndose  de  placer, estrechándose  con  Bijou  dentro  de  él,  gimiendo  ansioso. 


Para  Bijou  el  dolor  de  esas  pequeñas  heridas  marcadas  en  él  por  la  necesidad  y  pasión del  muchacho, eran  una  extensión  del  placer  y  eran  parte  del  ritual  de  llevarse  a  Lucas  a  la  cama. Un  ritual  que  disfrutaba  enormemente.


Se  sentó en  un  banquillo  junto  a  la  regadera  y  comenzó  a  poner  alcohol  sobre las  heridas. El  líquido  resbaló  por  su  espalda, escaldando  la  piel  lacerada.


-Ahh- Bijou  cerraba  los  ojos  y  tensaba  el  cuerpo,  tratando  de  percibir  en  toda  su  magnitud  el  dolor, deseando  sentirlo  más. Más  profundo, más  áspero.


 El  escozor  corría  por  su  torso  haciéndole  sentir  un  penetrante  y  tibio  placer, como  una  extraña  y  corrupta  mano a  la  que  se  sometía  gustoso.
Pero  desde  el  dormitorio  el  sonido  de  su  móvil  llamándolo  le  sacó  de  su  éxtasis.






-Lucas  no  ha  venido  hoy. ¿Sabes?- dijo  la  pelirroja, Harley, respondiendo  a  la  pregunta  de  Ajax. -Tal  vez  se  le   ocurra  venir  más  tarde. Puedes  quedarte  aquí  hasta  que  llegue. Me  dará gusto.- sonrió.

Ajax  no  sabía  si  tenía  suficiente  tiempo  como  para  quedarse  ahí  un  rato, pero  en  todo  caso, parecía  que  la  mujer  ya  lo  había  decidido.


-Oh... oh... ¡Oswald, tráeme  la  caja  de  galletas!-


Gritó  ella. El  muchacho, que  barría  la  trastienda, apareció  con  una  cajita  redonda  de  latón  que  tenía  en  la  tapa  el  dibujo  de  un  ruiseñor.


-Él  es  el  hermanito  de  Lucas...- explicó  la  pelirroja  a  Oswald, apresurándose  a  tomar  la  caja  de   galletas  de  sus  manos- ¿A  que  es  lindo?-


-Su...pongo-respondió  arqueando  una  ceja, pues  le  pareció  que  "lindo"  era  un  calificativo  poco  digno  para  un  varón. 


-Mucho gusto.- dijo  acercándose  a  Ajax  para  saludarlo  muy  formalmente  de  mano, lo  que  hizo  que  el  niño  se  sintiera  como  alguien  importante.


-Soy  Oswald.-


-Ajax.-


-Así que  eres  el  hermano  de  Lucas. Nos  contó  de  ti...-


-Sigue  trabajando, Oswald, cariño.- intervino  la  jefa.


-Ya.- obedeció  el  empleado  volviendo  a  su  escoba, un  poco  ofendido  porque  no  se   le  permitía  participar  en  la  conversación.


-Mmm, Oswald  es  extraordinario. ¿Sabes? Un  empleado  destacable. Pero  hay  días  en  que  es  verdaderamente  un  fastidio... ¡Aunque  es  una  maravilla  sacándole  el  polvo  a  las  cosas! ¡Dios, que  manera  de  usar  el  plumero!.... Anda, toma  una  galletita, lindura-




Extendió  la  caja  metálica  frente  a  Ajax. Sin embargo  él  dudaba  de  tomar  una  de  aquellas  polvosas  y  grisáceas  galletas. Definitivamente  sospechosas.
-No  te  preocupes. Es  su  apariencia  habitual. Pero  no  tengas   miedo  de  probarlas.-


Ajax  por fin  se  atrevió  a  tomar  uno  de  los  espantosos bizcochos, aunque  se  limitó  a  sostenerlo  en  sus  manos  sin  probarlo.


-Te  decía, Oswald  siempre  mantiene  todo  en  orden...-


Harley  continuó  la  perorata  acerca  de  su empleado, mientras  tomaba  un  lápiz  y  comenzaba  a  trazar  algo  en  una  libreta  de  hojas  amarillentas.
Su  mano  avanzaba  sobre  el  papel  a  una  velocidad  prodigiosa  mientras  las  numerosas  pulseras  doradas  tintineaban  al  compás  de  su  muñeca. - 



Siempre  sabe  donde  está  cada  cosa, es  verdaderamente  eficiente...Cuando  Lucas  trabajaba  aquí, en  cambio, me  era  imposible  encontrar  las  cosas  cuando  las  necesitaba. Ese  chico  siempre  hace  todo  como  le  viene  en  gana, pero  es  tan  agradable...- suspiró -Aunque  no  puedo  decir  que  lo  extraño. Siempre  aparece  cuando  tiene  hambre, es  como  un  perro  callejero. Por  eso  estoy  segura  de  que  lo  veremos  por aquí  hoy.-

Ajax  sintió  pesar  al  escuchar  eso. Lucas  era  como  un  perro  callejero. No  era  un  insulto. Era  la  verdad  y  eso  lo  hacia  peor.


Le  daba  pena  imaginar  que  Lucas  debía  vivir  en  la  calle  y  mendigar  comida  porque  no  tenía  a  donde  ir.


Le  daba  muchísima  tristeza. Lucas  era  buena  persona. Un  poco  extraño, pero  bueno, y  era  su  hermano, y  estaba  tan  solo.


Le  pareció  cruel  el  mundo  que  trataba  a  su  hermano  como  un  animal  abandonado, y  cruel  ese  abuelo  suyo  que  le  había  echado  a  la  calle.


-¿A  qué  viene  esa  cara?- preguntó  Harley  al  ver  la  expresión  tan  tensa  de  Ajax. -¿Te  has molestado   por  lo  que   dije  de  Lucas?- parecía  muy  preocupada  de  haber  ofendido  a  alguien -No era  un  insulto, estaba  siendo  sincera...lo  siento, soy  tan  descuidada  a veces. Lo  que  intentaba  era  decirte  que  de  seguro  se  presentará  hoy  y  podrás  verlo.-


-¿Qué  tiene  de  malo?-Preguntó  de  pronto  el  crío. -¿Qué  hay  de  malo  en  Lu...cas?- quería  saber. Algo  debía  tener  el  vago  para  que  su  vida  fuera  así, para  que  su  abuelo, que  apreciaba  y  era  gentil  con  todos , lo  detestara  tanto. Para  que  alguien  quisiera  matarlo  como  el  mismo  Lucas  había  confesado. Y  si  alguien  sabía, bien  podía  ser  Harley, que  era  la  única  amiga  de  Lucas  que  conocía.


-No  hay  nada  malo  con  él. No  es....como  el  resto  de  las  personas, pero  no  significa  que  haya  algo  mal  en  él... Es  un  poco  bruto, pero  es  tan  gentil...y  es  tan  fácil  quererlo...mi  pobre  Lucas...-


Parecía  que  la  mujer  iba  a  echarse  a  llorar, y  sin embargo  sonreía.
Dejó  de  garabatear  en  su  cuaderno  y le  mostró  lo  que  había  hecho.
Un  dibujo  de  Ajax. Un  dibujo  a  lápiz, de proporciones  perfectas  y  un  bello  uso  de  las  luces  y  sombras.


El  que  estaba  ahí, plasmado  tan  magníficamente  era  Ajax  con  toda  la  ternura  con  la  que  Harley  lo  percibía.


-¿Te  gusta?-


-S-si.- Ajax  no  sabía  que  más  decir. El dibujo  era  bonito, pero  le  incomodaba  que  fuera  él  quien  estuviera  retratado.


Harley  notó  la  timidez  del  crío  así  que  guardó  su  dibujo  dentro  de  la  libreta  y  rodeando  el  mostrador  fue  a  sentarse  junto a  él.


Estando  tan  cerca  de  ella, la  fragancia  de  su  perfume  le  envolvió. Era  algo  hipnótico. Y  ella  era  tan  guapa y  amable. Tan  suave.


-Dime, encanto. ¿Qué  es  esa  cosa  linda  que  cuelga  de  tu  cuello?- preguntó  la  mujer. El  silbato  pareció  brillar  al  sentirse  notado.


-Un  silbato... para  perros.- declaró  orgulloso  de  su  pequeña  posesión  metálica.


Lo  puso  en  las  manos  de  Harley para  que  ésta  pudiera  verlo  mejor.


-Es  precioso, eh. ¿Es que  tienes  un  perro?-


-...no-


Ella  volvió  a  sonreír.


-Bueno, los  perros  callejeros  también  cuentan.- dijo  mientras  jugueteaba  con  el  silbato  entre  sus  delicadas  manos.


-¿Todavía  estas  hablando  de  Lucas  o  realmente  es  una  conversación  sobre  perros?- interrumpió  Oswald  sacando  las  telarañas  que  se  formaban  en  el  cortinaje. Las  arañas  hacían  por  defender  sus  hogares  subiéndose  sobre  Oswald, pero  a  este  no  parecía  importarle.


-Perros.- respondió  Harley  arrugando  la  nariz  ante  la  interrupción  de  su   infestado  de  arañas  y  entrometido  empleado.


-Y  dime, lindura.- dijo  volviendo  a  Ajax -Ese  obsequio  que  te  di... ¿Lo  tienes  aún?-


-Amh... ¿La  botella?-


-¿Le  obsequiaste  una  botella?- volvió  a  hablar  Oswald.


-Si. La del  líquido  azul  que  siempre  está  frío.-


- Ya. La  que  estaba  en  la  bodega. Seré  estúpido, pero. ¿De  qué  va  a  servirle  una  botella  vieja? A no  ser  que  sea  de  esas  que  tienen  un  genio  mágico  dentro...no, esos  salen  de las  lámparas... aunque  Barbara Eden  salía  de  una  botella...Lo  que  quiero decir  es  que  creo  que  tienes  demasiadas  cosas  inútiles  en  este  lugar... una  botella...¿Qué  clase  de  regalo  es  para  un  niño? A  los  niños  les  gustan  los  juguetes, los  dulces, los  videojuegos... ¿Qué  va  a  hacer  con  una  botella?-


-Que  sepas  que  no  hay  nada  inútil  en  mi  tienda, Oswald, ca-ri-ño.- objetó  ella. - No  hay  nada  en  mi  tienda  que  no  tenga  una  utilidad  maravillosa. Eso  te  incluye. Así  que  has  justicia  a  esa  utilidad  y  sigue  trabajando. Además, la  imaginación  de  un  niño, incluso  en  esta  época  es  algo  portentoso. Ajax  encontrará  algo  interesante  que  hacer  con  mi  obsequio.-


-Está... en  mi  casa... la  botella- dijo  Ajax. -La guardé  bien.-


-¡Me  alegro! Te  prometo  que  alguna  vez  te  servirá  de  algo, aun que  sea  para  recordarme, mi  pequeña  belleza.- contestó  ella  acercándose  para  colocarle  en  el  cuello  otra  vez  la  cadena  con  el  silbato. Aprovechando   la  cercanía  del  momento  le  besó  la  frente.


Ajax  apenado, con  una  mano  donde  lo  había  besado  y  el  rostro  enrojecido, se  apartó   de  ella  como  pudo.


-Y-ya  me  voy... mi  abuelo  me  está  esperando.-


-Nos  vemos.- le  contestó  Oswald  cuando  el  niño  les  dijo  adiós  agitando  la  mano  desde  la  puerta.


Las  campanillas  colgadas  sobre  la  entrada tintinearon.


-Lo...asustaste, Harley.-


-Oh...-


Las  campanillas  volvieron  a  sacudirse  y  la  puerta  se  abrió  una  vez  más. Ajax  asomó  tímidamente.


-¿P-podrían  decirle  a  Lu...cas...por favor... que  vine  a  buscarlo?-


-Por supuesto, encanto. Se  lo  haré  saber-
 


 



Bijou  se  paseaba  por  la  pequeña  habitación  de  hostal, atendiendo  la  llamada    en  su  celular. Mientras  lo  hacía  caminó  hacia  la  ventana  y  descorrió  la  cortina  de  estopilla. La  cándida  luz  matinal  iluminó  suavemente  la  habitación  y  brilló  sobre  las  sábanas  blancas  donde  Lucas  aún  dormía. Su  cuerpo  medio  descubierto  mostraba  las   numerosas  cicatrices  que  contaban  su  pasado.

Bijou soltó  el  teléfono  sobre  el  sofá, suspiró exasperado, se  alisó  con   una  mano su  siempre  bien  peinado  cabello  y  luego  se  sentó  en  la  cama  junto  al  vago. La  pasó  las  uñas  suavemente  sobre  la  espalda  y  los  hombros  desnudos. El  cosquilleo  terminó  por  despertar  a  Lucas.

-Debo  decirte  algo.-

-¿Nh?- gimió  Lucas  jalando  las  cobijas  para  cubrirse. -¿Qué  cosa?-

-Me  han  llamado.- le  avisó  con  un  tono  seco. Se  refería  House  of  Sound  y  Lucas  lo  entendió  enseguida. Se  sentó, con  clara  mortificación, preguntándose  si  alguna vez  podría  dormir tranquilamente  hasta  el  medio  día.

Encendió  su  último  porro.

-¿Y?- preguntó, exhalando con  suavidad  el  humo  en  el  rostro  de  Bijou.
-Es  sobre  el  señor  Ramsley, tu  abuelo, les  va  a  entregar  a  Ajax.-






El  impecable  blanco  de  su  pelaje  absorbió  rápidamente  la  sangre  de  su  presa. En  el  pecho  lucía  un  enorme  manchón escarlata, y  pequeñas  y  numerosas  manchitas  se  extendían  a  lo  largo  de  sus  patas  y  lomo.
Ni  una  sola  gota  de  esa  sangre  era  suya.

Era  toda  de  ese  enorme  lobo  al  que  acababa  de  asesinar.

Había  sido  un  lobo  esplendido, muy  poderoso, mucho  más  grande  que  él, y  aún  así  él, el  joven  Vaizack, había  salido  victorioso, porque  eran  más  grandes  su  poder  y  su   habilidad  que  la de  cualquier  otro  licántropo  que  hubiera  conocido  hasta  ese  día.

De  pronto  sintió  que  el  amanecer  estaba  cerca. Echó  a  correr  abandonando  a  su  suerte  el  cadáver  destrozado  que  al  morir  había  vuelto  a  su  sencilla forma  humana. El  trabajo  estaba  hecho.

Enviaría su reporte  a  los  jefes, cobraría  un  cheque  y  viviría  en  espera  de  la  siguiente  víctima.

Su  poderoso  cuerpo  se  deslizaba  sobre  los  tejados  como  una  sombra y  a  la  velocidad  de  una  centella.

De  un  salto  se  encaramó  en  lo  alto  de  un  edificio en  construcción    y  se  tendió  a  descansar  sobre  una  viga  para  recibir  los  primeros  rayos  del  sol  antes  que  el  resto  de  la  ciudad.

Su  soberbia  y  bestial  silueta   se  iluminó  con  la  luz  del  alba  y  el  espeso  pelaje  se  agitó  en  la  brisa  de  la  mañana.

Con  un  nuevo  salto  se  puso  en  pie  en  dirección  al  campanario  de  la  catedral, donde  había  dejado  su  ropa  cuidadosamente  doblada  antes  de  transformarse.

La  ropa  solía  rasgarse  con  las  transformaciones  y  al  retomar  la  forma  humana, andar  por  ahí  haciendo  de  nudista  no  era  agradable.
 



 

Era  venganza. De  una  vez  por  todas  daría  gusto  a  aquella  exigencia  que  le  parecía  que  su  sangre  reclamaba.

-Grrrraaaaaaw.- la  bestia  atravesó  la  puerta  de  un  golpe. Sacudió  su  oscuro  pelaje  para  quitarse  las  astillas  de  madera.

-¡Tranquilízate  ya, Lucas!- gritó  el  anciano  cayendo  hacia  atrás.

-Maldito  traidor. ¿Creíste  que  no  iba  a  enterarme?-  soltó  con  una  voz  gutural, propia  de  una  bestia   más  que  de  un  humano. El  viejo  sintió  el  aliento  caliente  y  desagradable  de  aquel  monstruo  que  era  Lucas  en  su  forma  de  lobo, sobre  su  rostro. -¿Creíste  que  iba  a  dejarte  entregar  a  Ajax?-

Sus  enormes    y  gruesas  garras   se  cerraron  al  rededor  del  cuello  de  anciano. Y  de  pronto   sintió  un  pinchazo  en   el  brazo. Enseguida  una  oleada  cálida  corrió  dentro  suyo  y  finalmente  la  debilidad  lo  derribó.

-¿Qué  me  hiciste?- gimió. El  anciano  se  apoyó  en  la  pared  para  poder  levantarse. En las manos llevaba la pequeña jeringa con la que habia inoculado al lobo.

-Acónito, por supuesto, sandaraca, flores  de  ceanothus  y  otras  plantas-

-¿Es ve...neno? Ughhh.- Lucas  hizo  por  levantarse  pero  su  cuerpo  no  le  respondió.

-No. Es  más  un  tranquilizante. No  tiene  suficiente potencia  para  matar  a   uno  de  ustedes...ah, pero  es  de  las  pocas  cosas  que  puede  afectarlos.-
Explicó, recobrando  la  compostura, mientras  oía  los  gruñidos  de   Lucas   y  su  respiración  que  iba  haciéndose  más  trabajosa.

-Hay  plantas  maravillosas  a  las  que  los  licántropos  son  terriblemente  alérgicos, otras  son  simplemente  venenosas. Es  todo  un  trabajo  de  alquimia  herborística  el  conocer  lo  básico  para  elaborar  sustancias  que  puedan  dañarlos.-

Se  sentía  contento de tener  la  situación  bajo  control. De  que  aquel  siempre  problemático  ser  estuviera  dócil  e  indefenso  a  sus  pies. Tenía  cierto  regocijo  de  poder  mostrarle  que  aún  siendo  un  anciano  era  por  mucho  superior  a  una  bestia  estúpida  como  él  y  como  los  suyos. Monstruos  malditos  hacia  los  que  aún, y  a pesar  de  todo, guardaba  un  gran  rencor. En  cierta  forma, aquella  era  su  venganza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario