martes, 1 de mayo de 2012

Capítulo 7.- Incómoda. Desición




Era  incómoda. Una pregunta  incómoda. No  que  pensara  responderla, pero  no  dejaba  de  ser  molesta. Quienes  llegaban  a  hacerle  esa  pregunta  era  porque  estaban  a  punto  de  morir  a  manos  suyas. En  todo  caso  lo  único  que  debían  saber  era  eso, que  iban  a  morir.

Era de incómoda  esa  pregunta: ¿Qué  eres?

Bien. Que  la  mayoría  de  las  cosas  que  él  mataba  no  le  hacían  preguntas  tan  estúpidas. 
Generalmente  esa  era  una  pregunta  utilizada  por  los    seres  humanos. Ellos  siempre   preguntaban  eso  con  el  rostro  lleno  de  pánico  cuando  él  les  mostraba  su  forma  real.

Normalmente  no  tenía  que  matar  humanos. A  él  le  utilizaban  para  cazar  a  otras  bestias. Pero  si  le  ordenaban  eliminar  a  un  humano  lo  hacia  y  ya. También  si  alguno  le  estorbara  en  sus  ocupaciones, tendría  que  morir. Y  de  igual  forma  si  alguno  descubriera  que  era  él  en  realidad.

Matar  era  más  práctico  que  intentar  responder  esa  pregunta  estúpida.

-¿Qué  eres  tú?- volvió  a  pre
guntar  ella, poniendo  más  azúcar  al  café.
Vaizack  bajó  el  periódico  que  estaba  leyendo  y  fijó  la  mirada  en  ella. Una  mirada  nada  feliz. Una  vez  más  esa  pregunta.

Pero  él  no  estaba  ahí  para   matarla  a  ella. Estaba  ahí  para  desayunar  y  leer  el  diario, como  hacia  cada  mañana.

Llevaba  un  tiempo  con  esa  rutina, visitando la  misma  mugrosa taberna  de  la  esquina  casi  a  diario. Y  un  día  apareció  ella.

Con  su  cara  redonda  y  su  cabello  corto  y  naranja. Se  llamaba  Regan  y  tenía  catorce años. Ella  misma  se  había  presentado.

Llevaba  varias  semanas  haciendo  lo  mismo. Llegaba  a  las  ocho  y cuarto, se  sentaba  frente  a  él   en   una  de  las  mesas  del  fondo  y  desayunaba. Siempre  estaba  haciéndole  muchas  preguntas, la  mayoría  de  las  cuales  él  no  se  molestaba  en  responder. Y  ella, aunque  no  le  preguntaran  nada, le  contaba  cosas  de  si  misma.

Vaizack, que  no  estaba  habituado  a  tener  compañía, casi  se  había  acostumbrado  a  la  de  ella.

Sin embargo  sabía  ya   que  el  que  Regan se  le  hubiera  acercado  tenía  una  razón de  ser. Ella  presentía  lo  que  él  era, porque  ella  misma  era  una  de  "esos". No  lo  sabía  aún, su  instinto  recién  despertaba. No  se  daba  cuenta  que  era   por  eso  que  había  llegado  hasta  Vaizack.

-¿Qué  eres, Vaizack?- preguntó  de  nuevo.

Por  otro  lado, hacía  casi  seis  meses  que  el  muchacho  no  se  encontraba  con  otro  con uno de aquellos.

La  mecánica  de  su  trabajo  iba  de  que  le  enviaban  un mensaje   con  el  nombre  y ubicación  de  la  presa  que  debía  cazar. Él  le  daba  muerte  a  la  criatura  y  luego  llenaba  un  reporte  que  enviaba  a  sus  jefes.

La  empresa  para  la  que  trabajaba,  House  of Sound, tenía  en  su  poder  una  lista  con  los  nombres  de  la  mayoría  de  criaturas que era  como  él. Lobos  ocultos  tras  pieles  humanas. Y  la  corporación  se  dedicaba  a  dar  caza  a  cada  uno  de  ellos.

Probablemente  era esa  la  razón  por  la  que  la  población  de  lobos  había  disminuido  tanto.

Había  escuchado  hacia un tiempo  que  la suya   era  una  especie  en  extinción,pero  ahí  frente  a  él  había  una  de  ellos, una que  no sabía que  lo  era.

-Vaizack... ¿Qué  eres?-

-¿Qué  soy? Heterosexual. ¿O  que  creías?- sonrió.
Sin embargo  nadie  le  había  ordenado  matarla  a  ella, y  por  lo  tanto  no  tenía  ninguna  necesidad  de  hacerlo.

-Eso  no  fue  lo  que  te  pregunté...-





-Dame  un  beso, Lucas.-

Bijou, el  hombre  aquel  de  porte  elegante  y  ropa  fina  que  había  estado  hablando  con  Lucas  en  el  parque, se  encontraba  ahora  sentado  sobre un  mullido  sillón  de  tapiz  floreado, en  alguna  habitación  de un  pequeño hostal  a  orillas  del  río,  llamado  "La  Barraca".

Frente  suyo, en  la  cama  estaba  Lucas, sin  camisa, con  el  pantalón  a  medio  desabrochar  y  la  mirada  perdida  en  el  cielo  raso  del  techo.

Le  había  estado  esperando  desde  hacía  rato  en  la  misma  habitación  que  siempre  rentaba  para  ellos. Entonces  por fin  apareció  Lucas, saludó  con  un  gruñido  y  comenzó  a  desvestirse  casi   automáticamente, con  un  ánimo  que  bullía  en  furia  y  rabia.

Así  que  Bijou  le  invitó  a  desahogarse. Se  limitó  a  escucharlo  en  silencio  como  hacía  siempre  con  esa  expresión  de  beatitud  paternal  en   su  elegante  rostro.

El  vago  terminó  contando  como  su  abuelo  había  tenido  éxito  en  sacarlo  de  la  casa  y  como  había  tenido  que  despedirse  de  su  pequeño  hermano.

El  anciano  miserable  había  llamado  a  aquellos  que  siempre  estaban  tras  de  Lucas. Cazadores  de  House  of  Sound  que  lo  buscaban  desde  que  había  conseguido  escaparse  de  los  laboratorios.
Otra vez  a  sentirse  perseguido  todo  el  tiempo, asustado, acorralado.

Una  mala  perspectiva  del  futuro. Se  había  jurado  que  por  nada  volvería  a  aquel  aterrador  pasillo subterráneo. Tejía  en  su  mente  estrategias  de  escape  que  podría  llegar  a  necesitar.

Pasó  una  hora  entera  antes  de  que  se  tranquilizara. Bijou  lo  había  observado  todo  el  tiempo.

Miraba  su  pecho  subir  y  bajar  lentamente  al  ritmo  de  una  pacífica  respiración  y  su  expresión  distraída  y  ausente.

Con  su  cuerpo  semidesnudo  sobre  la  cama, dejándose  admirar  sin  ningún  pudor.

Los  verdes  ojos del   hombre  brillaban  con  deseo. Conocía  bien  que  aunque  Lucas  tuviera  otras  cosas  en  la  cabeza, siempre  estaba  de  humor  para  el  sexo. Porque  a  Lucas  esos  juegos  le  encantaban, sólo  había  que  saber  como  tratarlo.
Y  Bijou  sabía.

-Dame  un  beso.- pidió. 

Lucas  lo  miró  curioso, como  si  recién  despertara  y se  diera  cuenta  que  estaba  frente  suyo. Sonrió  y  se  fue  hacía  él  con un   gesto invitante. Se  colocó  detrás  suyo.

-No  se  me  ha   olvidado  que es  a  lo  que  vine. Sé  que  te  lo  debo, Bijou.- susurró, acariciándole el  sedoso  y  fino  cabello, enredando  sus  dedos  en  él, jalando  su  cabeza  hacia  atrás  para  besar  sus  labios. Luego  lo  soltó  y  se  fue  hacia  el  baño, hundiendo  sus  pies  al  caminar  en  la  espesa  alfombra.

-Pero  voy  a  bañarme  antes. Me  siento  sucio.- declaró  con  un  aire  de  cansancio.

-¿Sucio?-

-Si, sucio. ¿No  escuchaste?-

Abrió  la  regadera  y se   metió  al  agua  caliente. Se quedó  allí  largo  rato, pensando.

Hasta  que  Bijou, preocupado  del  prolongado  silencio  y  de  la  tardanza  del  chico, aburrido  y  un  tanto  ansioso  entró  al  cuarto  de  baño  y  se  recargó  en  la  puerta  a  observar.

Lucas  seguía   absorbido  en  lo  suyo, pensativo  y  turbado.

-No  importa  que  estén  buscándote  otra vez.- habló  el  hombre  con  su  sonrisa  lúgubre. -Yo  no  permitiré  que  te  atrapen. Y  aún  si  lo  hicieran...- se  acercó  a  Lucas  y  pasó  la  mano  por  su  vientre  desnudo  y  mojado, enamorado  de  aquel  cuerpo.

-Encontraría  la  manera  de  ayudarte  a  escapar  otra vez.-

La  mano  de  Bijou  bajó  hasta  una  parte  muy  sensible  que  hizo  temblar  a  Lucas. 

Eso  fue  suficiente  para  hacerlo  dar  tregua  a  su  preocupación, entregando  su  cuerpo  a la  lujuria  que  estar  así  con  Bijou  le  causaba.

Lo  jaló  hacía  él, dentro  de  la  regadera  y  le  entregó  sus  besos  en medio  de  aquella  cálida  y  lúbrica  humedad. Dejándose  abrazar, sintiendo  el  placer  de  su  piel  contra  la  ropa  mojada  del  hombre.

Había  algo  que  le  gustaba  mucho  de  estar  con  él, además  del  sexo. Y  era  que  con  él  se  sentía  a  salvo.

Claro, tenía  su  orgullo  de  ser  autosuficiente, pero  muy  a  su  pesar  le  gustaba  tener  a  alguien  que  se  preocupara  por  él.

Y  ese  era  Bijou.

El  que  le  había  ayudado  incondicionalmente  siempre. Gracias  a  quien  seguía  con  vida  luego  de  haber  estado  en  el  laboratorio  subterráneo.

Habían  pasado  tres  años  de  eso. Bijou  era  en  ese  entonces  sólo  un  pasante  en  los  laboratorios  de  House  of  Sound. Su  ocupación  era  vigilar  los  experimentos  que  se  hacían, y  los  efectos  que  tenían  sobre  las  criaturas  a  las  que  se  los  hacían.

Fue  mientras   cumplía  su  trabajo  que  vio  a  Lucas   por  primera  vez. Y  quedó  fascinado  con  él  desde  el  primer  momento, por  eso  quiso  salvarle. Se  encargó  de  sacarlo  de  ahí  y  desde  entonces  estuvo  ayudándole.

Era por  eso  que  Lucas  confiaba  en  él, en  su  presencia  y  en  su  protección.

Como  Bijou  aún  trabajaba  para  House  of  Sound, le  mantenía  constantemente  informado  de  que  tan  cerca  estaban  de  atraparlo, y  así  había  logrado  esquivar  a  los  cazadores  durante  años.

Así  que  Bijou  era  como  su  propio  espía  personal  infiltrado  dentro  de  la  corporación House of Sound.
Incluso  había  sido  el  mismo  Bijou, que  conocía  de  herboristería  por  sus  trabajos  en  el  laboratorio, quien  le  había  enseñado  que  ciertas  plantas  en  determinadas  cantidades, le  ayudarían  a  mantener  bajo  control  sus  violentas  transformaciones. Era  una  diminuta  pero  útil  cantidad  de  varias hierbas  mezcladas  con  marihuana.

La  marihuana  tenía  más  bien   una  propiedad  diferente. Bijou  le  había  enseñado  a  fumarla  en  grandes  cantidades  porque  al  olfato  de  los  licántropos, el  humo  tan  característicos  disimulaba  el  olor  de  Lucas  y   así  evitaba  ser  encontrado  por  otros  lobos, quienes  también  eran  un  problema. Porque  Lucas  había  heredado  la  sangre  contaminada   de  su  padre,  y  eso  para  los  orgullosos  lobos  era  una  mancha  imperdonable  en  su  estirpe  que  debía  castigarse  con   la  alta  pena  de  la  muerte.

Así  era. Bijou  hacía  cuanto  podía  y  cuanto  el  vago  le  dejaba  hacer  para  protegerlo, incluso  a pesar  de  las  consecuencias.

Porque  había  graves  consecuencias  en  serle  desleal  a  House  of  Sound. Y  Bijou  ya  había  tenido  que  pagarlas, en  ocasiones  dolorosamente.
                                               

 



Ni  siquiera  se  habían  ocupado  de  cerrar  la  llave  del  agua. Bijou  estaba  más  ocupado  de  mantener  a  Lucas  contra  el  mosaico  de  azulejo  mientras  le  besaba  el  cuello, dejándole  marcas  rojizas  en  todas  partes.

Y  aunque  el  hombre  tenía  la  posición  dominante  en  la  situación, Lucas  dejaba  de  manifiesto  que  era  una  bestia  rabiando  de  placer.

Sus  manos  luchaban  por  deshacerse  de  la  ropa  de  Bijou, arrancando  a  jirones  su  camisa. Mientras  las  manos  de  Bijou  se  deslizaban  por  la  espalda  del  chico  y  bajaba  hasta  su  trasero.

-Abre  las  piernas, Lucas.- le  ordenó -Así.- sus  dedos  se  abrieron  paso, acariciando  con suavidad  su  entrada.

El  cuerpo  del  vago  se  estremeció, estimulado  por  las  manos  de  su  amante, haciéndole  arquear  la  espalda   y  se  dio  entonces en  la  cabeza contra  la  regadera.

Cayó  hacia  adelante, apoyado  en  el  hombro  del  otro.

-Deberíamos  hacerlo  en  la  cama, Bijou.- gimoteó  con  la  mano  donde  se  había  dado  el  golpe, porque  la  posición  en  que  lo  tenían  francamente  era  incómoda.
 



Era  decisión. Absoluta. Repentina. La  decisión  de  que  no  quería  perder  a  su  hermano  ya  que  lo  había  conocido.

Llevaba  colgada  la  bolsa  de  tela  y  el  dinero  guardado  en  el  bolsillo.

El  abuelo  estaba  en  su  habitación, sentado  en  la  cama  y  escuchando  un  programa   en  una  vieja  radio  de  transistores.

-Abuelo... voy  al  mercado.-

El  anciano  volteó  hacia  donde  escuchaba  la  voz  de  Ajax.

-Está  bien. ¿Puedes  traer  jabón, por favor?-

-Claro.- respondió  lóbregamente  sin  despedirse  más. El  viejo  extrañaba  las  respuestas  llenas  de  ternura  que  tan  constantemente  recibía  antes.
Pero  el  crío  ya no  hablaba  mucho. El  abuelo  iba  sintiendo  que  irremediablemente  lo  perdía.

Su  bella  tranquilidad, esa  sensación  de  que  todo  estaría  bien  se  había  desintegrado  a  manos  de  Lucas.

Aún  cuando  ya  no  estaba  en  la  casa, su  sombra  lo  obscurecía  todo  para  ellos.

-Ajax, hijo... espera...-

El  niño  reapareció  en  la  entrada  del  dormitorio.

-Ven, siéntate...- palmoteó  en  la  cama  para  que  Ajax  se  acercara.

-Bien. ¿Qué  te  ocurre?- le  preguntó  acariciando  su  cabeza.

-¿Qué  me  ocurre... de  que, abuelo?-

-Bueno... estás  distinto  últimamente. ¿Te  sientes  enfermo?- el  crío  negó con  la  cabeza. -¿Triste?... ¿Extrañas  a  Lucas?-

El  silencio  del  niño  exclamó  que  si.

-Escucha, Ajax...él  es... alguien  peligroso. Le  he  pedido  que  se  vaya  porque  do  quiera  que  él   va  lleva  la  desgracia. Si  estás  cerca  de  él  terminará  haciéndote  daño. Que  se  haya  marchado  de  una  vez  es  algo  muy  bueno  para  nosotros. Yo, por desgracia, lo  conozco  más  de  lo  que  puedes  imaginarte, pequeño.-

-Lo...conoces  porque... él  es  tu  nieto... y  mi... medio  hermano. ¿Verdad?- se  atrevió  a  decir, esperando  de  parte  de  su  abuelo  una  reacción  horrible.

Pero  el  viejo, luego  del  desconcierto  inicial, sólo  frunció  un  poco  el  ceño, y  suspiró  resignado.

-¿Él  te  lo  dijo?-

-Si.-

-Y. ¿Q-qué  más  te  dijo?- tembló.

-Mmm.- alzó  la  vista  al  techo  tratando  de  acordarse. - Me  contó  de  mis  papás. De  Seth. De  él. Y  me  enseñó  fotos.-

-¿Qué  más? ¿No  te  dijo  alguna  otra  cosa?-

-¿Otra  cosa... como  qué?-

-Ah, no... no. Nada. Es que  él  no   debió  hablarte  sobre  nada  de  eso.-

-¿Por qué  abuelo?- preguntó  casi  exaltado. -
¡Quiero  saber! Y  tú...nunca  me  hablas  de  ellos. Yo...yo... ni  sabía  que  tengo  un  medio  hermano... ¿Porqué?- decía  Ajax  revelándose  ante  tanto  secreto  que  se  levantaba  a  su  alrededor  como  murallas.

Fue  una  sorpresa  para  todos  en  la  habitación  ver  al  crío  enojado  con  su  abuelo.

También  para  Ajax, que  empezó  a  sentirse  mal  de  hablarle  en  ese  tono. Pero  ya  estaba  harto  de  ser  el  último  orejón  de  la  taza. Su  abuelo  lo  quería  mucho  y  él  lo  adoraba  también, pero  parecía  que  lo  que  quería  era  alejarlo  de  quienes  habían  sido  su  familia  también.

Su  abuelo  era  un  poquito  egoísta, llegó  a  pensarlo. 

Y  además 
 le  daba  algo  de  miedo  darse  cuenta  así  de  pronto  que  vivía  en medio  de  secretos  y  mentiras.
Algo  en  sus  ojos, probablemente  lágrimas, le  empañaron  la  vista.

-Ajax... lo  siento.-lo  abrazó.-  Yo  mismo  debí  ser...quien  te  contara  sobre  tus  padres  y  tu... tus  hermanos. Pero  es difícil  para  mi  hablar  del  pasado, ocurrieron   cosas  que... bueh... te  lo  contaré  todo, cuando  este  listo. Te  lo  prometo, hijo.-

- Si.-

-Pero  no  quiero  que  vuelvas  a  ver  a  Lucas. No  lo  busques, mucho  menos  lo  traigas  aquí. ¿De acuerdo?-

El  niño  se  separó  bruscamente.

-¿Por qu...-

-Es  una  orden, Ajax. Obedece, por favor.-

¿Era  odio? ¿Esa  expresión  con  la  que  estaba  mirando  a  su  abuelo  era  de  odio? No. Él  no  creía  que  pudiera  odiarlo. ¡Lo  amaba! Lo  había  querido  tanto  siempre. Pero  ahora  se  sentía  
verdaderamente  enojado. Esa  mirada  era  de  rabia. Y  de  confusión.

Agachó  la cabeza, intentando  desvanecer  el  sentimiento.

-Me... voy  a... el  mercado... abuelo.-

"No  dejaré  que  seas  como  ellos, Ajax. No."Pensó  el  abuelo  cuando  escuchó  al  crío  saliendo  de  la  casa.
                                     

         


Iba  ya  en  camino. Casi  corriendo  como  de  costumbre  para llegar  temprano  al  mercado. Era  recomendable  llegar  antes  de  que  el  sitio  se  llenara  de  amas  de  casa, porque   al  comprar  las  señoras  solían  ponerse  agresivas y peligrosas.

Pero  entonces  pasó  frente  a  cierta  calle. Se  acordaba  bien  que  yéndose   por ella  varias  cuadras  se  llegaba a  la  tienda  de  Harley. La  pelirroja  amiga  de  Lucas. Ya  había  pensado  en  ir  a  verla. Tal  vez  se  encontraría  allí  con  su  hermano. 

Pero  ahora, con  esa  orden  tan  absoluta  que  su  abuelo  le  había  dado  no  terminaba  de  animarse  a  hacerlo.

- ...pero  si  me  apuro   no  se  dará  cuenta... - se  decía, mirando  la  calle  como  una  gran  boca  abierta  invitando  a  entrar  en  ella.
-... unos  minutos  nada más... para  verlo  a  él...-



 

-¿Qué  decías?- preguntó  la  pelirroja  rascando   un  poco  de  la  pintura  de  la  pared  con  una  uña. Oswald  se  acercó.

-¿Qué  por qué  insiste en querer  trabajar  aquí?-

-¿Lucas?... Bueno...siendo  sinceros, a  simple  vista  no  parece  una  persona  muy  confiable. ¿Quién  le  daría  trabajo?... ¿Te  parece  que  la  pared  la  pintemos  azul  claro  o  de  verde?-

-Bueno... pero  si  la  pinta  de  maleante  ya  la  tiene...¿Porqué  no  acepta  uno  de  tus  "trabajos  de  alto riesgo"?-

- Tal  vez  de  negro, se  vería  muy  esotérico... -

-¡¿Eh?!-

-Porque... sería  buscar  líos  con  la  ley. Y  él es  un  fugitivo  o  algo  así. Por  eso vive  como  vagabundo. Huyendo  y  escondiéndose... Ve  a  sacar  las  bolsas  de  basura  de  una  vez.-

-Si, ya  voy... ¿Fugitivo  de  qué?-

-No  sé... Las  bolsas, Oswald.-

- Ya.-

Oswald  iba  con  una  bolsa  en  cada  mano  así  que  abrió  la puerta  con  una  patada. La  luz  del  sol  aprovechó  para  colarse  momentáneamente  dentro  de  la  polvosa  y  oscura  tienda.

-Harley... te  buscan.- avisó  el  muchacho  de  piel  morena  entrando  de  nuevo.

-¿Quién?... ¡Oh! ¡Ajax! Pasa. Pasa, lindura.-

Le  hizo una  seña  con  la  mano  para  que  se  acercara. Dejó  de  momento  la  elección  del  color  de  la  nueva  pintura  para  la  pared  en  la  que  había  estado  ocupada  toda  la  mañana.
Hacía  bastante  tiempo  que  quería  cambiar  la  pintura, pero  lo  que  le  hac
ía  falta  era  dedición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario