sábado, 26 de mayo de 2012

10.- Profundo y extraño



Era  profundo  y  extraño. El  vínculo  que  lo  unía  a  los  suyos, a  su  clan, a  su  familia.
Era  lealtad  y  necesidad, pasión  y  pertenencia, y  todas  las  formas  del  amor  en   un   mismo  sentimiento.

Lucas  desde  siempre  había  tenido  ese  apego  profundo  hacia  su  familia, aquello  que siempre  era  primero  y  lo  más  importante.

Pensaba  en  ello  aún  antes  de  conocer  su  origen, en  el  tiempo en  que  su  madre  era  todo  lo  que  tenía.

Ellene  se  llamaba. Era  su  tía  en realidad, aunque  eso  Lucas  no  lo  supo  hasta  que  ella  se  lo  contó  antes  de  morir.

Y  ella  a  su  vez  no  sabía  que  Keller, su  hermana  y  madre  de  Lucas, era  una  licántropo. Aun  cuando  eran  hermanas  su  naturaleza  era  distinta.

Algunos  licántropos  nacen, naturalmente, engendrados por  otros  de su especie. Perteneciendo  ambos  padres  a  la  estirpe  bestial  sus  hijos  nacían  siendo  lo  mismo  y el  linaje  proseguía  puro  e  ininterrumpido.

Sin embargo, desde  mucho  tiempo  atrás   hubo  lobos  que  engendraron  con humanos. Así  su  descendencia  tenía  el  50%   de  probabilidad  de  nacer  siendo  un  lobo, y  un  50% de  nacer  como  simple  humano.

Algunos  de  esos  humanos  hijos  de  lobos, sin embargo, llevaban en  su  interior  los  genes  latentes  de  su  estirpe, los  cuales  podían  manifestarse  en  sus  hijos  e  incluso  en   muchas  generaciones  después.

Ese  había  sido  el  caso  de  Keller, que  había  heredado  la  naturaleza  monstruosa  de   un  antepasado  lejano.

Y  al  mezclarse  ella  con otro  lobo, Alphonse, al   que  ella conoció  como  Titto, tuvo  un  niño que  por supuesto  sería  lobo  también.

Sin embargo  Keller  murió. Había  sido  cazada  y  aniquilada. Por  eso  su  hermana, Ellene, crió  a  Lucas  como   si  fuera  suyo. Y  lo  hizo  muy  bien, ella  lo  amaba  y  Lucas  era  un  niño  feliz.

Y  cuando  Ellene  murió  también, a  causa  de  una  enfermedad, Lucas  fue  a  vivir  a  casa  de  Alphonse, con  él, su  esposa  humana Adele, sus  dos  hijos  legítimos  Seth  y  Ajax, y  el  abuelo  que  era  cariñoso  y  dedicado. Un  buen  abuelo, claro, pero  con  Seth  y  Ajax. A  Lucas, el  pequeño  bastardo, simplemente  no  lo  quería. Lucas  había  sentido  su  desprecio  desde  un  principio  y  había  aprendido  a  mantenerse  alejado de  él  si  es  que  no  quería  recibir  algún  inmerecido  "golpe correctivo".

Entonces  se  dedicaban  mutuas  miradas  de  rencor  desde  lejos  y  ya.

Por  su  parte, Alphonse  era  un  padre  amoroso  y  siempre  pendiente  de  Lucas  y  su  desarrollo. Él  le  enseñó  cuanto  sabía  y  le  explicó  de  su  defecto  familiar  que  se  transmitiría  a  todos  sus  descendientes  y  que  se  originaba  en  el  cuerpo  del mismo Alphonse, que  había   sido sometido  de  pequeño  a  radicales  experimentos  de  House of Sound, y que  por  ello  cargarían  con  mutaciones  y  defectos. En  Alphonse  aquello  se  había  manifestado  como  la  incapacidad  de  transformarse. Es  decir, que  no  podía  adoptar  la  forma  del  lobo.

Y  en  Lucas   era  la   demencia  que  nublaba  su  razón  al  transformarse. 

Un  lobo trasformado  puede  conservar  su  ira  bajo  control  y  mantenerse  lúcido, pero  Lucas  no  podía. Enloquecía  con  facilidad  y  eso  lo  hacía  un  peligro.

Su padre  también   le  explicó  que  la   gente  de  House  of  Sound  eran  su  principal  enemigo, que  se  proponían  eliminar  a  todo  licántropo  sobre  la  faz  de  la  tierra, y que  debían  cuidarse  de  ellos  en  el  futuro.

Sin embargo  no  era  ese  el  único  peligro. Le  habló  de  que   los  lobos  de  su  familia  estarían  siempre  solos, que  no  serían  aceptados  en  una  tribu  lupina  por  su  sangre  alterada. Más  aún, serían  talvez  no  sólo  despreciados, si no  también  perseguidos  y  asesinados  por  ser  una  mancha  a la  estirpe.

Ese  era  el  duro  destino  de  su  pequeña  familia.

-Los  otros (se  refería  a  los  demás  licántropos) verán  en  ti  la  degradación  de  su  orgullosa  raza  y   en  su mayoría  te  rechazarán. Para  ellos  serás  la  escoria, un  ser  inferior  apenas  por  encima  de  un  ser  humano. Te  despreciarán  y  tratar
án  como  basura. En  el peor  de  los  casos  serás  perseguido  por  otros  lobos  y  asesinado .- había  dicho Alphonse. -Es  conveniente  que  no  te  fíes  de  ellos  por  más  apetecible  que  te  parezca  seguirlos  y  pertenecer  a una  tribu. En  ese  anhelo  podrías  hallar  tu  destrucción, Lucas. Debes  vivir  con  eso, sobrevivir  y  hacer  lo  que  mejor  puedas. Y  sobre  todo  debes  cuidar  y  amar  a  tus  hermanos, y  amarme  a  mí, porque  somos  tu  clan  y  perteneces  a  nosotros-

Y  era  así. Hasta  que  llegó  el  día  fatídico  en  el  que  al   abuelo  se  le  ocurrió  traicionarlos. Entregó  a  su  propio  hijo  y  entregó  a  Lucas  también.

Y  Lucas  siempre  creyó  en  que  tarde  que  temprano  tendría  su  venganza. Y  sin embargo, una vez  que  hubo  matado  a  aquel  estúpido  viejo  no  se  sintió  satisfecho.
Después  de  tanto  tiempo  idealizando  su  venganza  para  que  todo  terminara   de  aquella  manera  tan  repentina  e  insulsa, como  un  simple  y  vulgar asesinato, sin  la  oportunidad  de  atormentar  el  cuerpo,  destrozar  su  espíritu   y  gozar  con  ello  de  una  liberadora  satisfacción.

No. El  tenaz  anciano   había  encontrado  en  las  fauces de  aquel  lobo  una  muerte  rápida. Incluso  podía  considerarse  como  una  muerte  honorable, ya  que  había  peleado  tan  obcecadamente  hasta  el  final. Una  muerte  digna de  un  guerrero.

Era  una  lata  pensar  en  eso, pero  fue  lo  primero  que  le  saltó  a  la  mente  cuando  despertó.

-¿Cómo  te  sientes?- preguntó  Bijou  al  verlo moverse.

-...M-me  duele.- respondió   sintiendo  aún un  poco  de  dificultad  al  hablar. Miró  al  rededor  y  supo  enseguida  que  estaba  en  la  misma  habitación  de  hostal  en  el  que  había   pasado  la  noche  anterior  con  Bijou. Reconocía  las  manchas  en  el  cielo  raso  y  la  vieja  lámpara  de  araña.

Notó  también  los  vendajes  en  su  torso, su  brazo  y  en  su  cabeza. Bijou  le  había  curado las  heridas, como  lo  hizo  tantas  otras  veces  en  el  pasado.

-¿Voy  a  perder  el  ojo?- preguntó  Lucas  pasándose  un  dedo  por  sobre  el  parche  de  gasa   que  le cubría  el  ojo  que  le  habían  lastimado.

-No  estoy  seguro. Tendrías  que  hacerte  revisar  por  un  médico.- respondió  Bijou  sentándose  en  la  cama  junto  a  él  y  rodeándolo  con  un  brazo. Tenía  una  enternecedora  expresión  de  preocupación  en  el  rostro.

-Me  alegra  haber  ido  contigo. Si  no  te  hubiese  atendido  pronto  probablemente  habrías  muerto.-

-Ahh. Hazme  el  favor  de  no  exagerar. ¿Quieres?... El  roce  de  una  bala... aún  de  plata, y  un  ojo  picado  no  son  heridas  de  muerte.- replicó   Lucas  sintiéndose  exhausto  y  moralmente  molido.

-No  exagero, Lucas. ¿No  te das  cuenta de  que  es  un  milagro  que  apenas  a unas  horas  de  "eso"  ya  estés  despierto  y  moviéndote? Sé  que  normalmente  heridas  así  no  son  mayor  problema  para  alguien  como  tú, pero  el  agente  Ramsley  usó  en  ti  una  sustancia  muy  tóxica   que  afecta  eficazmente  el  sistema  nervioso  de  un  licántropo. Esta  sustancia dejará  residuos  permanentes  en tu  cuerpo  y  eso  deteriorará  tu  salud  hasta  matarte.-

-Di...dijo  que  era  un  tranquilizante.- musitó  Lucas  sintiéndose  cada  vez  peor.
-Pues  si, un  tranquilizante  muy  efectivo  que  trabaja  al  instante, pero  una  sustancia  letal  a  largo  plazo. Pienso  que  quería  asegurarse  de  que  terminaras  muerto  de  cualquier  forma. El  señor  Ramsley  fue  muy  previsor.-

-Entonces...al  final...después  de todo  logró  vencerme ¡Ese  infeliz  me  ganó!.- sonrió  con  la  amargura  de  quien  se sabe  derrotado.

-No  es  así. Estarás  bien. Puedo  hacerte  un  antídoto... aun que  me  llevará  un  tiempo.-

-Da  igual... él   ganó.- rumió - Porque ¿Ves?.Al  final  logró  hacerme  más  daño  del que  yo  pude  hacerle. Me  lo  quitó  todo, incluso  la  venganza  de  mi  clan  fracturado. Lo  maté  pero  jamás  estaré  satisfecho.-

-Aún  así...- continuó  Bijou  tomándole  la  temperatura  con  la  encarecida  beatitud  de  una  enfermera.-Tú  sigues  vivo  y  él  no. Y  además  eres  tú  quien  se quedó  con  el  pequeño. ¿No  era  eso  lo  que  querías?-

La  expresión  de  Lucas  se  suavizó. Y  de repente   cayó  en  cuenta  de  aquel  que  faltaba  en  la  habitación.

-¿¡Do...dónde  está!?¿Dónde está  Ajax?-

Ante aquella  desesperada  preocupación  Bijou  se  llevó  la  mano  al  bolsillo  del  pantalón  con  indolente  pasividad.

-Está  en  el  auto.-

Sacó  las  llaves  de su pantalón  y  las  puso  sobre  la  almohada  junto  a  la  cabeza  del  vago  que  se  levantó  de  inmediato, pero  la brusquedad  de  sus  movimientos lo  tumbó  de  nuevo  en  la  cama, quejándose  por  el  dolor  crónico.

-Hazlo  con  cuidado  o  harás  que  las  heridas  vuelvan   a  sangrar.-

-¿Có...cómo  lo  dejas  en  el  auto? ¿Qué  te  piensas  que  es? ¿Una  mascota? ¡Podría  pasarle  algo  malo  estando  solo!.- gritó  el  furibundo  muchacho  aguantando  el  dolor  para  ponerse  en  pie  ayudado  por  la  barandilla  de  la  cama. Sintió  vértigo.

-¡Después  de  todo  lo  de  hoy!... ¿Cuánto  tiempo  ha  estado  ahí?-

-No  quiso  bajar. ¿Qué  podía  hacer  si  necesitaba  atenderte  de  inmediato  para  que  no  murieras?... Despacio  o  te  lastimarás, Lucas.-

-¡¡Cállate!!- gritó  antes  de  salir  azotando  la  puerta. -¿A  quien  demonios  se  le  ocurre? ¡En  el  auto! Me  jode...-

Le  oyó  gritar  mientras  se  alejaba  por  el  pasillo.




El  recepcionista  siguió  con  la  vista  a  aquel  joven  que  bajaba  por  las  escaleras  y  cruzaba  el  recibidor, y  que  iba  lleno  de  vendajes, sin  camisa  ni  zapatos. Murmuraba  un  montón  de  cosas  impronunciables  y  cada  tres  pasos   se  tambaleaba  como  si  fuera  a  desplomarse  en  cualquier  momento. Pero  el  recepcionista   pronto  volvió  a  sus  asuntos, demasiado  acostumbrado  a  los  extravagantes   clientes  de  su  pequeño  hostal  como  para  que  realmente  le  importara.

El  extraño muchacho  siguió  murmurando  hasta  que  salió  del  edificio.


La  calle   era  angosta  y  empedrada. Las  casas  y  edificios  construidos  al  estilo  victoriano eran  bastante  antiguos  y se  inclinaban  en  la  parte  superior  ligeramente  hacia  el  frente, casi  tocándose  entre  si  y  formando  una  especie  de  túnel  que  ensombrecía  la  calle. Y  el auto de  Bijou, un  bonito  descapotable  negro, estaba  estacionado  en  la  acera  de  enfrente.

Lucas  sentía  que  se  le  encogía  el  corazón  con  cada  paso  que  daba  hacia  él. Finalmente llegó  al  vehículo, abrió  la  portezuela  y  suspiró  de  alivió  al  ver  a  Ajax.
El  crío  estaba  en  el  asiento  de  atrás, mirando  a través  de  la  ventana  hacia  la  nada. Apenas  reaccionó  ante  la  llegada  de su hermano.

-Venga, Ajax, baja  ya.- dijo  Lucas  con  suavidad. Pero  el crío  no  le  dirigió  ni  una  mirada.

-P-por favor.-

Ajax   por  fin  se  movió. Estiró  una  mano   y  le  cerró  la  puerta  en  las  narices  al  muchacho. Lucas  la  abrió  de nuevo.

-No  puedes  quedarte  en  el  auto. Estarás  mejor...- titubeó  al  decir  esa  palabra -Estarás  mejor  adentro.-

Ajax  volvió  a  cerrar  la  puerta. Lucas  la  abrió  una  vez  más.

-¡Bueno, ya!. Que  bajes  te digo.-ordenó  sintiéndose  irritado. Sólo  entonces  Ajax  lo  miró  de  frente, con  una  expresión  de claro  y  puro  rencor  en  sus  ojos  vidriosos.
Lucas  resintió  aquella  mirada.

-Bien.¿No  quieres  salir? ¡Quédate  ahí  para  siempre, entonces! ¡Para  lo que  me  importa!.- exclamó  azotando  la  portezuela  para  cerrarla. Luego  golpeó  el  toldo, rabiando  de  impotencia. Y  después  lo  embargó  el  intenso  arrepentimiento.
La  culpa  era  sólo  suya. Una  enorme culpa. El  dolor  de su  pequeño  hermano. Ajax  tenía  todo  el  derecho   de  ponerse  enojado, triste  o  como  estuviera.

-Más  amable...amable...-pensaba  para  si  mismo.

-Perdóname.- musitó  abriendo  la  puerta  una  vez  más -Perdóname... Ajax...- se  inclinó  un  poco  para  tocar  su  cabeza  pero  el  niño  se  retiró  violentamente  y  se  arrinconó  sobre  el  asiento  intentando  alejarse  lo  más  posible.

-Perdóname...- repitió. -Ahora  soy   lo  único  que  tienes. ¿Lo  entiendes?.-

Ajax  escondió  el  rostro  entre  sus  manos. Y  entre  ellos  se  abrió  un  silencioso  abismo  que  era  profundo  y  extraño

No hay comentarios:

Publicar un comentario