sábado, 26 de mayo de 2012

10.- Profundo y extraño



Era  profundo  y  extraño. El  vínculo  que  lo  unía  a  los  suyos, a  su  clan, a  su  familia.
Era  lealtad  y  necesidad, pasión  y  pertenencia, y  todas  las  formas  del  amor  en   un   mismo  sentimiento.

Lucas  desde  siempre  había  tenido  ese  apego  profundo  hacia  su  familia, aquello  que siempre  era  primero  y  lo  más  importante.

Pensaba  en  ello  aún  antes  de  conocer  su  origen, en  el  tiempo en  que  su  madre  era  todo  lo  que  tenía.

Ellene  se  llamaba. Era  su  tía  en realidad, aunque  eso  Lucas  no  lo  supo  hasta  que  ella  se  lo  contó  antes  de  morir.

Y  ella  a  su  vez  no  sabía  que  Keller, su  hermana  y  madre  de  Lucas, era  una  licántropo. Aun  cuando  eran  hermanas  su  naturaleza  era  distinta.

Algunos  licántropos  nacen, naturalmente, engendrados por  otros  de su especie. Perteneciendo  ambos  padres  a  la  estirpe  bestial  sus  hijos  nacían  siendo  lo  mismo  y el  linaje  proseguía  puro  e  ininterrumpido.

Sin embargo, desde  mucho  tiempo  atrás   hubo  lobos  que  engendraron  con humanos. Así  su  descendencia  tenía  el  50%   de  probabilidad  de  nacer  siendo  un  lobo, y  un  50% de  nacer  como  simple  humano.

Algunos  de  esos  humanos  hijos  de  lobos, sin embargo, llevaban en  su  interior  los  genes  latentes  de  su  estirpe, los  cuales  podían  manifestarse  en  sus  hijos  e  incluso  en   muchas  generaciones  después.

Ese  había  sido  el  caso  de  Keller, que  había  heredado  la  naturaleza  monstruosa  de   un  antepasado  lejano.

Y  al  mezclarse  ella  con otro  lobo, Alphonse, al   que  ella conoció  como  Titto, tuvo  un  niño que  por supuesto  sería  lobo  también.

Sin embargo  Keller  murió. Había  sido  cazada  y  aniquilada. Por  eso  su  hermana, Ellene, crió  a  Lucas  como   si  fuera  suyo. Y  lo  hizo  muy  bien, ella  lo  amaba  y  Lucas  era  un  niño  feliz.

Y  cuando  Ellene  murió  también, a  causa  de  una  enfermedad, Lucas  fue  a  vivir  a  casa  de  Alphonse, con  él, su  esposa  humana Adele, sus  dos  hijos  legítimos  Seth  y  Ajax, y  el  abuelo  que  era  cariñoso  y  dedicado. Un  buen  abuelo, claro, pero  con  Seth  y  Ajax. A  Lucas, el  pequeño  bastardo, simplemente  no  lo  quería. Lucas  había  sentido  su  desprecio  desde  un  principio  y  había  aprendido  a  mantenerse  alejado de  él  si  es  que  no  quería  recibir  algún  inmerecido  "golpe correctivo".

Entonces  se  dedicaban  mutuas  miradas  de  rencor  desde  lejos  y  ya.

Por  su  parte, Alphonse  era  un  padre  amoroso  y  siempre  pendiente  de  Lucas  y  su  desarrollo. Él  le  enseñó  cuanto  sabía  y  le  explicó  de  su  defecto  familiar  que  se  transmitiría  a  todos  sus  descendientes  y  que  se  originaba  en  el  cuerpo  del mismo Alphonse, que  había   sido sometido  de  pequeño  a  radicales  experimentos  de  House of Sound, y que  por  ello  cargarían  con  mutaciones  y  defectos. En  Alphonse  aquello  se  había  manifestado  como  la  incapacidad  de  transformarse. Es  decir, que  no  podía  adoptar  la  forma  del  lobo.

Y  en  Lucas   era  la   demencia  que  nublaba  su  razón  al  transformarse. 

Un  lobo trasformado  puede  conservar  su  ira  bajo  control  y  mantenerse  lúcido, pero  Lucas  no  podía. Enloquecía  con  facilidad  y  eso  lo  hacía  un  peligro.

Su padre  también   le  explicó  que  la   gente  de  House  of  Sound  eran  su  principal  enemigo, que  se  proponían  eliminar  a  todo  licántropo  sobre  la  faz  de  la  tierra, y que  debían  cuidarse  de  ellos  en  el  futuro.

Sin embargo  no  era  ese  el  único  peligro. Le  habló  de  que   los  lobos  de  su  familia  estarían  siempre  solos, que  no  serían  aceptados  en  una  tribu  lupina  por  su  sangre  alterada. Más  aún, serían  talvez  no  sólo  despreciados, si no  también  perseguidos  y  asesinados  por  ser  una  mancha  a la  estirpe.

Ese  era  el  duro  destino  de  su  pequeña  familia.

-Los  otros (se  refería  a  los  demás  licántropos) verán  en  ti  la  degradación  de  su  orgullosa  raza  y   en  su mayoría  te  rechazarán. Para  ellos  serás  la  escoria, un  ser  inferior  apenas  por  encima  de  un  ser  humano. Te  despreciarán  y  tratar
án  como  basura. En  el peor  de  los  casos  serás  perseguido  por  otros  lobos  y  asesinado .- había  dicho Alphonse. -Es  conveniente  que  no  te  fíes  de  ellos  por  más  apetecible  que  te  parezca  seguirlos  y  pertenecer  a una  tribu. En  ese  anhelo  podrías  hallar  tu  destrucción, Lucas. Debes  vivir  con  eso, sobrevivir  y  hacer  lo  que  mejor  puedas. Y  sobre  todo  debes  cuidar  y  amar  a  tus  hermanos, y  amarme  a  mí, porque  somos  tu  clan  y  perteneces  a  nosotros-

Y  era  así. Hasta  que  llegó  el  día  fatídico  en  el  que  al   abuelo  se  le  ocurrió  traicionarlos. Entregó  a  su  propio  hijo  y  entregó  a  Lucas  también.

Y  Lucas  siempre  creyó  en  que  tarde  que  temprano  tendría  su  venganza. Y  sin embargo, una vez  que  hubo  matado  a  aquel  estúpido  viejo  no  se  sintió  satisfecho.
Después  de  tanto  tiempo  idealizando  su  venganza  para  que  todo  terminara   de  aquella  manera  tan  repentina  e  insulsa, como  un  simple  y  vulgar asesinato, sin  la  oportunidad  de  atormentar  el  cuerpo,  destrozar  su  espíritu   y  gozar  con  ello  de  una  liberadora  satisfacción.

No. El  tenaz  anciano   había  encontrado  en  las  fauces de  aquel  lobo  una  muerte  rápida. Incluso  podía  considerarse  como  una  muerte  honorable, ya  que  había  peleado  tan  obcecadamente  hasta  el  final. Una  muerte  digna de  un  guerrero.

Era  una  lata  pensar  en  eso, pero  fue  lo  primero  que  le  saltó  a  la  mente  cuando  despertó.

-¿Cómo  te  sientes?- preguntó  Bijou  al  verlo moverse.

-...M-me  duele.- respondió   sintiendo  aún un  poco  de  dificultad  al  hablar. Miró  al  rededor  y  supo  enseguida  que  estaba  en  la  misma  habitación  de  hostal  en  el  que  había   pasado  la  noche  anterior  con  Bijou. Reconocía  las  manchas  en  el  cielo  raso  y  la  vieja  lámpara  de  araña.

Notó  también  los  vendajes  en  su  torso, su  brazo  y  en  su  cabeza. Bijou  le  había  curado las  heridas, como  lo  hizo  tantas  otras  veces  en  el  pasado.

-¿Voy  a  perder  el  ojo?- preguntó  Lucas  pasándose  un  dedo  por  sobre  el  parche  de  gasa   que  le cubría  el  ojo  que  le  habían  lastimado.

-No  estoy  seguro. Tendrías  que  hacerte  revisar  por  un  médico.- respondió  Bijou  sentándose  en  la  cama  junto  a  él  y  rodeándolo  con  un  brazo. Tenía  una  enternecedora  expresión  de  preocupación  en  el  rostro.

-Me  alegra  haber  ido  contigo. Si  no  te  hubiese  atendido  pronto  probablemente  habrías  muerto.-

-Ahh. Hazme  el  favor  de  no  exagerar. ¿Quieres?... El  roce  de  una  bala... aún  de  plata, y  un  ojo  picado  no  son  heridas  de  muerte.- replicó   Lucas  sintiéndose  exhausto  y  moralmente  molido.

-No  exagero, Lucas. ¿No  te das  cuenta de  que  es  un  milagro  que  apenas  a unas  horas  de  "eso"  ya  estés  despierto  y  moviéndote? Sé  que  normalmente  heridas  así  no  son  mayor  problema  para  alguien  como  tú, pero  el  agente  Ramsley  usó  en  ti  una  sustancia  muy  tóxica   que  afecta  eficazmente  el  sistema  nervioso  de  un  licántropo. Esta  sustancia dejará  residuos  permanentes  en tu  cuerpo  y  eso  deteriorará  tu  salud  hasta  matarte.-

-Di...dijo  que  era  un  tranquilizante.- musitó  Lucas  sintiéndose  cada  vez  peor.
-Pues  si, un  tranquilizante  muy  efectivo  que  trabaja  al  instante, pero  una  sustancia  letal  a  largo  plazo. Pienso  que  quería  asegurarse  de  que  terminaras  muerto  de  cualquier  forma. El  señor  Ramsley  fue  muy  previsor.-

-Entonces...al  final...después  de todo  logró  vencerme ¡Ese  infeliz  me  ganó!.- sonrió  con  la  amargura  de  quien  se sabe  derrotado.

-No  es  así. Estarás  bien. Puedo  hacerte  un  antídoto... aun que  me  llevará  un  tiempo.-

-Da  igual... él   ganó.- rumió - Porque ¿Ves?.Al  final  logró  hacerme  más  daño  del que  yo  pude  hacerle. Me  lo  quitó  todo, incluso  la  venganza  de  mi  clan  fracturado. Lo  maté  pero  jamás  estaré  satisfecho.-

-Aún  así...- continuó  Bijou  tomándole  la  temperatura  con  la  encarecida  beatitud  de  una  enfermera.-Tú  sigues  vivo  y  él  no. Y  además  eres  tú  quien  se quedó  con  el  pequeño. ¿No  era  eso  lo  que  querías?-

La  expresión  de  Lucas  se  suavizó. Y  de repente   cayó  en  cuenta  de  aquel  que  faltaba  en  la  habitación.

-¿¡Do...dónde  está!?¿Dónde está  Ajax?-

Ante aquella  desesperada  preocupación  Bijou  se  llevó  la  mano  al  bolsillo  del  pantalón  con  indolente  pasividad.

-Está  en  el  auto.-

Sacó  las  llaves  de su pantalón  y  las  puso  sobre  la  almohada  junto  a  la  cabeza  del  vago  que  se  levantó  de  inmediato, pero  la brusquedad  de  sus  movimientos lo  tumbó  de  nuevo  en  la  cama, quejándose  por  el  dolor  crónico.

-Hazlo  con  cuidado  o  harás  que  las  heridas  vuelvan   a  sangrar.-

-¿Có...cómo  lo  dejas  en  el  auto? ¿Qué  te  piensas  que  es? ¿Una  mascota? ¡Podría  pasarle  algo  malo  estando  solo!.- gritó  el  furibundo  muchacho  aguantando  el  dolor  para  ponerse  en  pie  ayudado  por  la  barandilla  de  la  cama. Sintió  vértigo.

-¡Después  de  todo  lo  de  hoy!... ¿Cuánto  tiempo  ha  estado  ahí?-

-No  quiso  bajar. ¿Qué  podía  hacer  si  necesitaba  atenderte  de  inmediato  para  que  no  murieras?... Despacio  o  te  lastimarás, Lucas.-

-¡¡Cállate!!- gritó  antes  de  salir  azotando  la  puerta. -¿A  quien  demonios  se  le  ocurre? ¡En  el  auto! Me  jode...-

Le  oyó  gritar  mientras  se  alejaba  por  el  pasillo.




El  recepcionista  siguió  con  la  vista  a  aquel  joven  que  bajaba  por  las  escaleras  y  cruzaba  el  recibidor, y  que  iba  lleno  de  vendajes, sin  camisa  ni  zapatos. Murmuraba  un  montón  de  cosas  impronunciables  y  cada  tres  pasos   se  tambaleaba  como  si  fuera  a  desplomarse  en  cualquier  momento. Pero  el  recepcionista   pronto  volvió  a  sus  asuntos, demasiado  acostumbrado  a  los  extravagantes   clientes  de  su  pequeño  hostal  como  para  que  realmente  le  importara.

El  extraño muchacho  siguió  murmurando  hasta  que  salió  del  edificio.


La  calle   era  angosta  y  empedrada. Las  casas  y  edificios  construidos  al  estilo  victoriano eran  bastante  antiguos  y se  inclinaban  en  la  parte  superior  ligeramente  hacia  el  frente, casi  tocándose  entre  si  y  formando  una  especie  de  túnel  que  ensombrecía  la  calle. Y  el auto de  Bijou, un  bonito  descapotable  negro, estaba  estacionado  en  la  acera  de  enfrente.

Lucas  sentía  que  se  le  encogía  el  corazón  con  cada  paso  que  daba  hacia  él. Finalmente llegó  al  vehículo, abrió  la  portezuela  y  suspiró  de  alivió  al  ver  a  Ajax.
El  crío  estaba  en  el  asiento  de  atrás, mirando  a través  de  la  ventana  hacia  la  nada. Apenas  reaccionó  ante  la  llegada  de su hermano.

-Venga, Ajax, baja  ya.- dijo  Lucas  con  suavidad. Pero  el crío  no  le  dirigió  ni  una  mirada.

-P-por favor.-

Ajax   por  fin  se  movió. Estiró  una  mano   y  le  cerró  la  puerta  en  las  narices  al  muchacho. Lucas  la  abrió  de nuevo.

-No  puedes  quedarte  en  el  auto. Estarás  mejor...- titubeó  al  decir  esa  palabra -Estarás  mejor  adentro.-

Ajax  volvió  a  cerrar  la  puerta. Lucas  la  abrió  una  vez  más.

-¡Bueno, ya!. Que  bajes  te digo.-ordenó  sintiéndose  irritado. Sólo  entonces  Ajax  lo  miró  de  frente, con  una  expresión  de claro  y  puro  rencor  en  sus  ojos  vidriosos.
Lucas  resintió  aquella  mirada.

-Bien.¿No  quieres  salir? ¡Quédate  ahí  para  siempre, entonces! ¡Para  lo que  me  importa!.- exclamó  azotando  la  portezuela  para  cerrarla. Luego  golpeó  el  toldo, rabiando  de  impotencia. Y  después  lo  embargó  el  intenso  arrepentimiento.
La  culpa  era  sólo  suya. Una  enorme culpa. El  dolor  de su  pequeño  hermano. Ajax  tenía  todo  el  derecho   de  ponerse  enojado, triste  o  como  estuviera.

-Más  amable...amable...-pensaba  para  si  mismo.

-Perdóname.- musitó  abriendo  la  puerta  una  vez  más -Perdóname... Ajax...- se  inclinó  un  poco  para  tocar  su  cabeza  pero  el  niño  se  retiró  violentamente  y  se  arrinconó  sobre  el  asiento  intentando  alejarse  lo  más  posible.

-Perdóname...- repitió. -Ahora  soy   lo  único  que  tienes. ¿Lo  entiendes?.-

Ajax  escondió  el  rostro  entre  sus  manos. Y  entre  ellos  se  abrió  un  silencioso  abismo  que  era  profundo  y  extraño

domingo, 13 de mayo de 2012

9.- Dolor entrando en su corazón

Era  dolor  entrando  en  su  corazón. Era  como  si  apretaran   cada  uno  de  sus  órganos  internos  con un  alambre  de  púas tan frío que le quemaba.

Eso  que  su  abuelo  acababa  de  inyectarle  estaba  esparciéndose  por  su  cuerpo  a  la  vertiginosa  rapidez  del  correr  de  la  sangre  haciéndole   mucho  daño.

Aún  así, causaba  mucho  más  dolor  pensar  en  la  traición.

-Yo  creí...que  tú, viejo, a pesar  de  todo... querías  a  Ajax... que  al menos  a  él...-

-Mi  nieto  es  lo  que  más  quiero  en  el  mundo. Es  mi  razón  para  continuar  viviendo. No  tienes  derecho  a  poner  eso  en  tela  de  juicio, Lucas.-

-Entonces... ¿Por qué?...¿Por qué  vas  a  en...entregarlo...a  esos...asesinos d-de  House of Sound? ¿Lo  vas  a... traicionar  a  él  también? ¿Te  imaginas... un  poco  al menos  de  lo  que  le  hacen  a  los  que  son  como  no-nosotros  en...ese  lugar?-

-Las  cosas  no  son  así. Ellos  van  a  curar  a  Ajax. Él  no  será  un  monstruo. No  compartirá  tu  repugnante destino.-

-¡No  es  una  enfermedad!. ¿Cómo  van  a... curarlo, estúpido? ¿Por qué  no  lo  aceptas... tal  como  es?-

-Es  por  su  bien. No  quiero  que  sufra  como sufrió  Seth.-

- No  va  a  ser  así, yo  voy  a... cuidarlo. Voy  a... enseñar..le. Dale una oportunidad. -

El  hablar  le  resultaba  difícil. Su  lengua  se  le  estaba  adormeciendo.

-No.- sentenció  el  abuelo.

-Si  lo  entregas...maldito... ¡Ellos  va  a  destruirlo!... Van  a  tor...torturarlo  por  puro  placer  hasta  que  se muera. Yo  lo  sé...¡Me  lo  hicieron  a... mí!...¡Se  lo hicieron...a  tu  hijo! ... no   se  lo  hagas  a  Ajax  también...- jadeó agotado, empezando  a  perder  la  consciencia, aferrándose  con  desesperación  a  esa  última  palabra pronunciada  para  mantenerse  lúcido: Ajax.

-Si. Yo  sé  bien  lo  que  hicieron  con  Alphonse. Trabajaba  para  esas  personas, por supuesto  que  lo  sabía... pero  era  la  única  forma  de  detenerlo, él  ya  no  me  escuchaba. Se  había  vuelto  loco. Era  un  monstruo. Mató  a  Seth...- su  voz  se  quebró. -Todo  ha  sido  por  proteger  a  Ajax. Tuve  que  hacerlo, aunque  me  duela  en  el  alma  lo  que  ocurrió  con  mi  hijo. ¡Era  mi  hijo  y  lo  amaba!.-

-¡Eres  una  mierda! ¡Eso  es  mentira! ¡Viejo  embustero! Deja  de  actuar  como  si... como  si....fueras  el  justo. No  eres  ningún  mártir... Si  tú...ughhh...-. No  pudo  continuar  hablando.

El  abuelo  se  acercó  y  palpó  hasta  encontrar  la  cabeza  del  lobo. Le dio  unas  palmadas  y  le  rascó  detrás  de  las  orejas.  

-Entiéndelo. Entiende  que  ha  sido  por  el  niño. Cuando  ellos, las  personas  de  House of Sound,  vinieron  por  Alphonse, pidieron  llevarse  a  sus  hijos  también. No  era  parte  del  acuerdo, pero  insistieron... por  la  fuerza.- balbuceó   con  una  sabor  amargo  y  pastoso  en  la  boca.  -Mi  nuera  murió  a  manos  de  ellos  también ¿Recuerdas? ¿Te  acuerdas  cómo  la  asesinaron  cuando  intentó  proteger  a  Ajax? Seth  ya  había  muerto  para  ese  entonces, pero  estaba  Ajax. Y  tú. Tú... que  hubieras  podido  salvarte,ya  que  ellos  no  sabían  de  tu  existencia, pero....bueno, la  elección  era  sencilla. Yo  te  entregué  a  ti  en  lugar  de  mi  nieto. Y  aún  cuando  nunca  te  quise  y  que  detestaba   tu  presencia  en  esta  casa, acepto  que  fue  algo  muy  cruel  para  ti. No  creas  que  no  entiendo  éso. Pero  ha  sido  por  amor  a  él, y  gracias  a  mi  decisión  mi  nieto  sigue  vivo, a  salvo  y  feliz. Así  que  no  cuestiones  el  cariño  que  le  tengo, Lucas. Todo  lo  hago  por  su  bien, para  que  pueda  tener  una  vida  normal. Y  por  éso...voy  a  tener  que  entregarte  otra vez. Lo  siento, pero no  dejaré  que  me  lo  quites.-

El  anciano suspiró  largamente. Sintió  que  algo  dentro  suyo  se  había  limpiado  al  sacar  todo  aquello  que  había  estado  rumiando  durante  tanto  tiempo. Se  levantó  y  fue  hacia  la  salita. Lucas  lo  escuchó  discar  el  teléfono. 

-Ni  de  broma. Yo  no  voy  a  volver  ahí- pensaba, el  miedo  que  producía  en  Lucas  el  recuerdo  de  aquel  oscuro  pasillo  bajo  tierra  era  suficiente  para  reanimar  su  espíritu. Regresar  a  ese  lugar  era  algo  que  él  no  iba  a  aceptar tranquilamente. Así  no  era.

Se  arrastró  dificultosamente  por  el  pasillo  hasta  la  puerta  de la  sala  y  jaló  la  pierna  del  anciano  cuando  éste  volvía, haciéndolo  caer.

El  viejo  reaccionó  rápido   sacándose  del  bolsillo  la  jeringa.

Se  apresuró  a  tomarla  y  palpando  con  torpeza  donde  estaba Lucas  le  clavó  la  aguja  justo  en  el  ojo  izquierdo.

A  pesar  de  estar  tan sedado  el  dolor  agudo  lo  hizo  reaccionar  frenéticamente.

Lucas  aulló, golpeaba  su  rostro torpemente  intentando  arrancarse  la  aguja  que ardía  como  ácido  corroyéndolo.El  dolor  era  insoportable  y  lo  enloquecía. 

Enfurecido se  lanzó  sobre  el  anciano  y  de  un  zarpazo  lo  aventó  contra  la  pared. Sus  garras  habían  hecho  una herida  profunda  al  torso  del  abuelo.

-Miserable  y horrible viejo. Ya  te  dejé  vivir  demasiado.- bufó  la  bestia.

-¡¡Abuelo!!- gritó  Ajax  desde  la  puerta.


 
 
 
Ajax  volvía  apenas  del  mercado. Se  le  había  hecho  tardísimo.

Llegó  corriendo  por  la  calle, con  la  cara  enrojecida  por  el  calor  del  verano  que  se  extendía  en  el  ambiente  de  un  día  claro  y  perfumado  de  la  humedad  cálida  de  los  bosques  que  rodeaban  la  región.

Al  acercarse  a  su  casa  aquello  tan  inusual  llamó  su  atención.

Había  una  persona  sentada  en  la  entrada  de  la  casa. Pronto  lo  reconoció. El  que  estaba  sentado  en  el  escaloncito  de  la  entrada  era  el  mismo  hombre  que  había  visto  con  Lucas  en  los  columpios  cuando  habían  ido  al  parque.

Aquel  hombre  alto  de  porte  elegante  y  gafas  oscuras.

"Un  amigo". Eso  era  lo  que  había  dicho  Lucas. Y  Ajax  sintió  curiosidad.

-Hola.- saludó  un  poco  inseguro  ante  aquella  pétrea  presencia.

El  hombre  sonrió  siniestramente. No  podía  llamársele  de  otra forma  a  aquella  mueca  velada  por  los  cristales profundamente  negros  de  sus  anteojos.

-Hola, pequeño.-

-¿Viniste  a  buscar  a  mi  her-hermano?-

-¿Tu  hermano?-

-Este... Lucas. Eres  su  amigo. ¿Verdad?-

-¿Eso  te  dijo?-

Y  en medio  de  la  escueta  conversación  llegó  a Ajax  el  ruido  que  venía  del  interior  de  la  casa  y  que  le  hizo  saber  de  inmediato  que  algo  andaba  mal. Era  la  voz  de  su  abuelo   gritando.

-No- dijo  aquel  hombre  asiendo  del  brazo  al  crío  para  evitar  que  entrara.

-¡Suéltame! ¡Mi abuelo  me  necesita!...¡¡Quítate!!- pero  eran  muy  fuertes  las  manos  de  aquel  hombre  que  lo  alzo  por  el  aire  con  mucha  facilidad.

-¡Suéltame ya!¡¡Abuelo!!-

-Vamos, basta. Es  por  tu  bien.- pero  Ajax  no  escuchaba, seguía  gritando  y  forcejeando  hasta  que  aquellas  manos  aprisionantes  cedieron  dejándolo  caer  al  suelo. Se  levantó  enseguida  con  las  rodillas  raspadas  y  entró  a  la  casa.

La  puerta  estaba  rota. El  crío  imaginó  que  estaban  robando  la  casa, pero  antes  de  poder  averiguarlo  aquel  hombre  lo  detuvo  de  nuevo   y  lo  sometió  bruscamente  sosteniendo  sus  manos  y  tapando  su  boca.

Aún  así  desde  donde  estaban  podía  verse  y  oírse  bastante  bien  lo  que  ocurría.

Su  abuelo  charlaba  con  un  bulto  extraño  y  muy grande  que  estaba  tirado  en  el  pasillo  y  que  hablaba  también  con  una  voz  rasposa  y  llena  de  gruñidos.

Tenían  aquella  conversación  tan  rara. Ajax  escuchaba  y  distinguía  su  propio  nombre  en  la  voz  de  su  abuelo  y  en  la  del  extraño  ser, y  no  podía  creer  lo  que  decían. Algo  sobre  su familia, sobre  asesinatos  y  monstruos. Una  verdad  horrenda  que  traspasaba  la  línea  de  lo  fantástico.

No  había  forma  de  que  aquellas  palabras  terribles  fueran  en serio. ¿Cómo  podía  ser  cierto  algo  así?.

Y  sin  embargo  entendió  enseguida  y  con  tristeza que  todo  era  verdad. Una  verdad  extraña  que  se  le  había  ocultado  siempre.

De  no  haber  sido  porque  tenía  la  mano  de  ese  sujeto  sobre   la  boca, habría  gritado.
De  pronto  se  distrajo  del  dolor  que  sentía  dentro  de  si, al  ver  aquel  bulto  informe  moviéndose, un  poco  al  principio, luego  le  vio  derribar  a  su  abuelo, que  desesperadamente  buscaba  algo  en  la  bolsa  de  su  saco  y  cuando  lo  encontró  se  lo  encajó  a  aquella  cosa  que  se  irguió  enseguida, dejando  escapar  un  aullido  espeluznante.

Lo  siguiente  fue  que  "eso"  golpeó  al  viejo  y  lo  lanzó  contra  una  pared.

Su  abuelo, un  anciano  ciego  e  indefenso. ¿Cómo  podían  hacerle  aquello  tan  cruel?

El  niño  se  movió  bruscamente  hasta  que  logró  safarze  de   su  fuerte  captor  y  salió  corriendo  por  el  pasillo  hasta  la  salita.

-¡¡Abuelo!!.- gritó.

Su  abuelo  estaba  al  otro  lado  de  la  habitación, malherido. Y  entre  ellos, aquel  ser   que  lo  había  atacado  y  que  ahora  miraba  al  crío.

Era  una  corpulenta  bestia. Incluso  se  había  imaginado  que  era  un  oso  o  algo  parecido, por  lo  grande  que  era  y  por  su  pelaje  pardo.

Pero  enseguida  distinguió  la  forma  monstruosa  de  alguna  especie  de  lobo enorme, erguido  en  las  patas  traseras.

Esa  visión lo  petrificó. Se  imaginó  muerto  entre  los  colmillos  de  aquella  cosa  y  el  miedo le  impidió  moverse, aún  cuando  quería  correr  hacia  el  anciano  que  se  desangraba.

-¿Ajax? ¡¡Vete!! ¡¡Huye!! Busca  ayuda...- gritó  el  viejo.

-¡No! No  te  asustes, Ajax.- dijo  aquella  bestia  con  su  voz  gutural. -Soy  Lucas.- trató  de  explicar, mostrando  una  expresión  casi  humana  en  su  rostro  bestial.

Pero  Ajax  no  parecía  enterarse de   lo  que  le  decían. 

Lucas  dio  un  paso  hacia  él.

-¿Por qué  me  miras  así? No...no  me  tengas  miedo, Ajax. No  voy  a  hacerte  nada.-

El  miedo  de  Ajax  le  estaba  molestando  mucho  más  que  todo  el  dolor  de  su  cuerpo. Y  de  pronto, otro  dolor  más  agudo, se  apoderó  de  él. Se  dio  la  vuelta  y  vio  al  anciano  empuñando  un  arma. Le  había  disparado.

-Plata.- gruñó. El  ojo  bueno  que  le  quedaba  se  le  crispó. Su  lengua  que  babeaba  en  exceso  se  paseó  por  sobre  los  colmillos.

Al  segundo  siguiente  ya  tenía  el  hocico  en  el  cuello  del  viejo.

Sus  caninos  perforaban  la  piel  y  las  venas, las  cuales  al  reventarse  le  inundaban  de  sangre  el  hocico; y  sus  garras  perforaban  el   tórax   del  anciano  destrozándole  los  órganos  internos.

Una  horrenda  muerte, pero  a  pesar  de  todo, piadosa, pues  el  anciano  apenas  había  tenido  tiempo  de  sentir  dolor  y  su  vida  se  había  extinguido  en  un  segundo  al  romperse  su  traquea  bajo  la  presión  de  los  colmillos  de  Lucas.

Terminó  demasiado  rápido  como  para  satisfacer  por  completo  aquel  pensamiento  de  venganza  albergado  por  el  vago  desde  hacia  tanto.

Se  sintió  frustrado  de  haberse  visto  obligado  a  acabar  tan  rápido.

-Plata, eh... ¡Una  mugrosa  bala  de  plata!... Que  bueno  que  eras  ciego. No  tocaste  ninguna  parte  vital, viejo  inútil.- 

La  bala  había  ido  a  parar  a  su  brazo  izquierdo. Una  herida  superficial, pero  que  empezaba  a  sangrar  abundantemente.

Se  volvió  de  nuevo  hacia  el  crío. Sintió  enseguida  el  enorme  error  que  había  sido  el  hacer  aquello  frente  a  Ajax, y  se  sintió  también  extrañamente  arrepentido  al  mirar  aquellos  ojitos llenos  de  terror.

Había   matado  a  la  persona  que  el  niño  más  quería  frente  a  sus  ojos.

-Ajax...-

Continuó  acercándose  a  él  con  mucha  lentitud, pero  el  niño  al  ver  aquella  cosa  enorme   y  horrenda  acercándosele  quiso  echar  a  correr. Sin  embargo  aquellas  piernitas  de  rodillas  raspadas  temblaban  y  pronto  le  hicieron  caer. Lucas  se  apresuró  a  tomarlo  entre  sus  brazos  bestiales  intentando  ser   suave, conteniendo  sus  fuerzas  desmedidas.

-Por favor..no...- gemía  el  crío  casi  sin  aliento  por  el  miedo, tratando  de  hacer  distancia  con  sus  bracitos  entre  él  y  aquel  monstruo  que  escurría  por  todas  partes  la  sangre  de  su  abuelo.
Entonces su  vista  alcanzó  aquella  escena, el  cadáver  abierto  en  canal, los  ojos  aún  abiertos  de  su  abuelito...muerto.

Se  sintió  furioso  de  pronto y   lleno   de  un  dolor  que  no  conocía.

-¡Suéltame! ¡Suéltame, asesino! ¡Ayuda!...¡Ayúdenme!.- comenzó  a  gritar  bajo  sus  lágrimas, intentando  por  todos  los  medios  liberarse  de  aquella  bestia  horrenda  a  la  que  comenzaba  a  detestar  más  de  lo  que  le  temía   ya  que  le  había  arrebatado  a  la  persona  que  más  había  querido  hasta  entonces  y  quien  siempre  lo  había  cuidado.

-Soy  yo...Ajax.- seguía  diciendo  en   aquella  voz  extraña.

-¡No! ¡¡No!! ¡Eres un  monstruo! ¡Eso  eres! Un  asesino... ¡Suéltame! ¡Te  odio!...¡¡Te  odio!!.-
Lucas  se  sentía  angustiado, desesperado, además  estaba  agotado  y  a  punto  de  sucumbir  ante  el  dolor  y  sobre  todo  ante  el  rechazo  de  Ajax.

Antes  había  dudado  de  contarle la  verdad  a  Ajax  por  temor  a  que  de  alguna  manera  lo  rechazara  y  odiara, y  ahora  esa  verdad  se  revelaba  a  sí  misma  de una  forma  violenta  e  hiriente. Y  ahora  más  que  nunca  tendría  el  odio  del  niño. Que  espléndidamente  mal  había  salido  todo.

-Si...soy  un  monstruo...- musitó  abrazándose  más  a  él. - Y  soy  un  asesino. Es que... es que  yo...es  lo  que  soy...¡Ódiame!...Ódiame  todo  lo  que  quieras  hasta  que  te  canses. Pero...Ajax...que  sepas  que  no  voy  a  dejarte. ¿Entiendes? Voy  a  quedarme  contigo, voy  a  cuidarte. No  importa  que  me  odies...quiero  quedarme  contigo.- la  debilidad  terminó  por  vencerle  y  no  pudo  continuar  hablando
.
Aquella  enorme  mole  oscura empezaba a  empequeñecerse, el  pelaje  oscuro  fue  retrocediendo  hasta  dejar  al  descubierto  la  piel de  su  cuerpo  humano.

Desaparecieron  las  garras  y  los  colmillos  volvieron  a  su  tamaño  práctico.

Sólo  quedó  un  roto  y  débil  guiñapo, frágil  y  herido  que  sangraba  mucho. Todo  su  cuerpo  volvió  a  sentirse  adormecido  y  sin  fuerza  alguna. Lo  único  que  lo  mantenía  sostenido  sobre  sus  rodillas   era  el  pequeño  cuerpo  de  Ajax  que  seguía  abrazado  a  él  mientras  lloraba.
Con  un  llanto  angustiante  que  era dolor  entrando  en  su  corazón.

miércoles, 2 de mayo de 2012

8.- Agradable. Venganza.

Era  agradable. La  manera  en  que  se  sentía  al  despertar  en  mañanas  como   aquella  luego  de  una  noche  intensa. Le  gustaban  en  especial  cuando  despertaba  junto  a  Lucas.

La   luz  matinal  se  colaba  por  los  cristales  esmerilados  de  la  ventanita octagonal  del  baño, dibujando  contra  la  pared  la  silueta  de  Bijou.
Sobre  su  espalda  desnuda  brillaba  el  vivo  color  rojo  de  unos  largos  y  profundos  rasguños  que  surcaban  su  piel.


-Lucas...- musitó  evocando  con  una  sonrisa  la  sensación  de  tener  las  garras  del  muchacho  clavadas  en  su  piel  en  el  momento  del  orgasmo, con  su  cuerpo  contrayéndose  de  placer, estrechándose  con  Bijou  dentro  de  él,  gimiendo  ansioso. 


Para  Bijou  el  dolor  de  esas  pequeñas  heridas  marcadas  en  él  por  la  necesidad  y  pasión del  muchacho, eran  una  extensión  del  placer  y  eran  parte  del  ritual  de  llevarse  a  Lucas  a  la  cama. Un  ritual  que  disfrutaba  enormemente.


Se  sentó en  un  banquillo  junto  a  la  regadera  y  comenzó  a  poner  alcohol  sobre las  heridas. El  líquido  resbaló  por  su  espalda, escaldando  la  piel  lacerada.


-Ahh- Bijou  cerraba  los  ojos  y  tensaba  el  cuerpo,  tratando  de  percibir  en  toda  su  magnitud  el  dolor, deseando  sentirlo  más. Más  profundo, más  áspero.


 El  escozor  corría  por  su  torso  haciéndole  sentir  un  penetrante  y  tibio  placer, como  una  extraña  y  corrupta  mano a  la  que  se  sometía  gustoso.
Pero  desde  el  dormitorio  el  sonido  de  su  móvil  llamándolo  le  sacó  de  su  éxtasis.






-Lucas  no  ha  venido  hoy. ¿Sabes?- dijo  la  pelirroja, Harley, respondiendo  a  la  pregunta  de  Ajax. -Tal  vez  se  le   ocurra  venir  más  tarde. Puedes  quedarte  aquí  hasta  que  llegue. Me  dará gusto.- sonrió.

Ajax  no  sabía  si  tenía  suficiente  tiempo  como  para  quedarse  ahí  un  rato, pero  en  todo  caso, parecía  que  la  mujer  ya  lo  había  decidido.


-Oh... oh... ¡Oswald, tráeme  la  caja  de  galletas!-


Gritó  ella. El  muchacho, que  barría  la  trastienda, apareció  con  una  cajita  redonda  de  latón  que  tenía  en  la  tapa  el  dibujo  de  un  ruiseñor.


-Él  es  el  hermanito  de  Lucas...- explicó  la  pelirroja  a  Oswald, apresurándose  a  tomar  la  caja  de   galletas  de  sus  manos- ¿A  que  es  lindo?-


-Su...pongo-respondió  arqueando  una  ceja, pues  le  pareció  que  "lindo"  era  un  calificativo  poco  digno  para  un  varón. 


-Mucho gusto.- dijo  acercándose  a  Ajax  para  saludarlo  muy  formalmente  de  mano, lo  que  hizo  que  el  niño  se  sintiera  como  alguien  importante.


-Soy  Oswald.-


-Ajax.-


-Así que  eres  el  hermano  de  Lucas. Nos  contó  de  ti...-


-Sigue  trabajando, Oswald, cariño.- intervino  la  jefa.


-Ya.- obedeció  el  empleado  volviendo  a  su  escoba, un  poco  ofendido  porque  no  se   le  permitía  participar  en  la  conversación.


-Mmm, Oswald  es  extraordinario. ¿Sabes? Un  empleado  destacable. Pero  hay  días  en  que  es  verdaderamente  un  fastidio... ¡Aunque  es  una  maravilla  sacándole  el  polvo  a  las  cosas! ¡Dios, que  manera  de  usar  el  plumero!.... Anda, toma  una  galletita, lindura-




Extendió  la  caja  metálica  frente  a  Ajax. Sin embargo  él  dudaba  de  tomar  una  de  aquellas  polvosas  y  grisáceas  galletas. Definitivamente  sospechosas.
-No  te  preocupes. Es  su  apariencia  habitual. Pero  no  tengas   miedo  de  probarlas.-


Ajax  por fin  se  atrevió  a  tomar  uno  de  los  espantosos bizcochos, aunque  se  limitó  a  sostenerlo  en  sus  manos  sin  probarlo.


-Te  decía, Oswald  siempre  mantiene  todo  en  orden...-


Harley  continuó  la  perorata  acerca  de  su empleado, mientras  tomaba  un  lápiz  y  comenzaba  a  trazar  algo  en  una  libreta  de  hojas  amarillentas.
Su  mano  avanzaba  sobre  el  papel  a  una  velocidad  prodigiosa  mientras  las  numerosas  pulseras  doradas  tintineaban  al  compás  de  su  muñeca. - 



Siempre  sabe  donde  está  cada  cosa, es  verdaderamente  eficiente...Cuando  Lucas  trabajaba  aquí, en  cambio, me  era  imposible  encontrar  las  cosas  cuando  las  necesitaba. Ese  chico  siempre  hace  todo  como  le  viene  en  gana, pero  es  tan  agradable...- suspiró -Aunque  no  puedo  decir  que  lo  extraño. Siempre  aparece  cuando  tiene  hambre, es  como  un  perro  callejero. Por  eso  estoy  segura  de  que  lo  veremos  por aquí  hoy.-

Ajax  sintió  pesar  al  escuchar  eso. Lucas  era  como  un  perro  callejero. No  era  un  insulto. Era  la  verdad  y  eso  lo  hacia  peor.


Le  daba  pena  imaginar  que  Lucas  debía  vivir  en  la  calle  y  mendigar  comida  porque  no  tenía  a  donde  ir.


Le  daba  muchísima  tristeza. Lucas  era  buena  persona. Un  poco  extraño, pero  bueno, y  era  su  hermano, y  estaba  tan  solo.


Le  pareció  cruel  el  mundo  que  trataba  a  su  hermano  como  un  animal  abandonado, y  cruel  ese  abuelo  suyo  que  le  había  echado  a  la  calle.


-¿A  qué  viene  esa  cara?- preguntó  Harley  al  ver  la  expresión  tan  tensa  de  Ajax. -¿Te  has molestado   por  lo  que   dije  de  Lucas?- parecía  muy  preocupada  de  haber  ofendido  a  alguien -No era  un  insulto, estaba  siendo  sincera...lo  siento, soy  tan  descuidada  a veces. Lo  que  intentaba  era  decirte  que  de  seguro  se  presentará  hoy  y  podrás  verlo.-


-¿Qué  tiene  de  malo?-Preguntó  de  pronto  el  crío. -¿Qué  hay  de  malo  en  Lu...cas?- quería  saber. Algo  debía  tener  el  vago  para  que  su  vida  fuera  así, para  que  su  abuelo, que  apreciaba  y  era  gentil  con  todos , lo  detestara  tanto. Para  que  alguien  quisiera  matarlo  como  el  mismo  Lucas  había  confesado. Y  si  alguien  sabía, bien  podía  ser  Harley, que  era  la  única  amiga  de  Lucas  que  conocía.


-No  hay  nada  malo  con  él. No  es....como  el  resto  de  las  personas, pero  no  significa  que  haya  algo  mal  en  él... Es  un  poco  bruto, pero  es  tan  gentil...y  es  tan  fácil  quererlo...mi  pobre  Lucas...-


Parecía  que  la  mujer  iba  a  echarse  a  llorar, y  sin embargo  sonreía.
Dejó  de  garabatear  en  su  cuaderno  y le  mostró  lo  que  había  hecho.
Un  dibujo  de  Ajax. Un  dibujo  a  lápiz, de proporciones  perfectas  y  un  bello  uso  de  las  luces  y  sombras.


El  que  estaba  ahí, plasmado  tan  magníficamente  era  Ajax  con  toda  la  ternura  con  la  que  Harley  lo  percibía.


-¿Te  gusta?-


-S-si.- Ajax  no  sabía  que  más  decir. El dibujo  era  bonito, pero  le  incomodaba  que  fuera  él  quien  estuviera  retratado.


Harley  notó  la  timidez  del  crío  así  que  guardó  su  dibujo  dentro  de  la  libreta  y  rodeando  el  mostrador  fue  a  sentarse  junto a  él.


Estando  tan  cerca  de  ella, la  fragancia  de  su  perfume  le  envolvió. Era  algo  hipnótico. Y  ella  era  tan  guapa y  amable. Tan  suave.


-Dime, encanto. ¿Qué  es  esa  cosa  linda  que  cuelga  de  tu  cuello?- preguntó  la  mujer. El  silbato  pareció  brillar  al  sentirse  notado.


-Un  silbato... para  perros.- declaró  orgulloso  de  su  pequeña  posesión  metálica.


Lo  puso  en  las  manos  de  Harley para  que  ésta  pudiera  verlo  mejor.


-Es  precioso, eh. ¿Es que  tienes  un  perro?-


-...no-


Ella  volvió  a  sonreír.


-Bueno, los  perros  callejeros  también  cuentan.- dijo  mientras  jugueteaba  con  el  silbato  entre  sus  delicadas  manos.


-¿Todavía  estas  hablando  de  Lucas  o  realmente  es  una  conversación  sobre  perros?- interrumpió  Oswald  sacando  las  telarañas  que  se  formaban  en  el  cortinaje. Las  arañas  hacían  por  defender  sus  hogares  subiéndose  sobre  Oswald, pero  a  este  no  parecía  importarle.


-Perros.- respondió  Harley  arrugando  la  nariz  ante  la  interrupción  de  su   infestado  de  arañas  y  entrometido  empleado.


-Y  dime, lindura.- dijo  volviendo  a  Ajax -Ese  obsequio  que  te  di... ¿Lo  tienes  aún?-


-Amh... ¿La  botella?-


-¿Le  obsequiaste  una  botella?- volvió  a  hablar  Oswald.


-Si. La del  líquido  azul  que  siempre  está  frío.-


- Ya. La  que  estaba  en  la  bodega. Seré  estúpido, pero. ¿De  qué  va  a  servirle  una  botella  vieja? A no  ser  que  sea  de  esas  que  tienen  un  genio  mágico  dentro...no, esos  salen  de las  lámparas... aunque  Barbara Eden  salía  de  una  botella...Lo  que  quiero decir  es  que  creo  que  tienes  demasiadas  cosas  inútiles  en  este  lugar... una  botella...¿Qué  clase  de  regalo  es  para  un  niño? A  los  niños  les  gustan  los  juguetes, los  dulces, los  videojuegos... ¿Qué  va  a  hacer  con  una  botella?-


-Que  sepas  que  no  hay  nada  inútil  en  mi  tienda, Oswald, ca-ri-ño.- objetó  ella. - No  hay  nada  en  mi  tienda  que  no  tenga  una  utilidad  maravillosa. Eso  te  incluye. Así  que  has  justicia  a  esa  utilidad  y  sigue  trabajando. Además, la  imaginación  de  un  niño, incluso  en  esta  época  es  algo  portentoso. Ajax  encontrará  algo  interesante  que  hacer  con  mi  obsequio.-


-Está... en  mi  casa... la  botella- dijo  Ajax. -La guardé  bien.-


-¡Me  alegro! Te  prometo  que  alguna  vez  te  servirá  de  algo, aun que  sea  para  recordarme, mi  pequeña  belleza.- contestó  ella  acercándose  para  colocarle  en  el  cuello  otra  vez  la  cadena  con  el  silbato. Aprovechando   la  cercanía  del  momento  le  besó  la  frente.


Ajax  apenado, con  una  mano  donde  lo  había  besado  y  el  rostro  enrojecido, se  apartó   de  ella  como  pudo.


-Y-ya  me  voy... mi  abuelo  me  está  esperando.-


-Nos  vemos.- le  contestó  Oswald  cuando  el  niño  les  dijo  adiós  agitando  la  mano  desde  la  puerta.


Las  campanillas  colgadas  sobre  la  entrada tintinearon.


-Lo...asustaste, Harley.-


-Oh...-


Las  campanillas  volvieron  a  sacudirse  y  la  puerta  se  abrió  una  vez  más. Ajax  asomó  tímidamente.


-¿P-podrían  decirle  a  Lu...cas...por favor... que  vine  a  buscarlo?-


-Por supuesto, encanto. Se  lo  haré  saber-
 


 



Bijou  se  paseaba  por  la  pequeña  habitación  de  hostal, atendiendo  la  llamada    en  su  celular. Mientras  lo  hacía  caminó  hacia  la  ventana  y  descorrió  la  cortina  de  estopilla. La  cándida  luz  matinal  iluminó  suavemente  la  habitación  y  brilló  sobre  las  sábanas  blancas  donde  Lucas  aún  dormía. Su  cuerpo  medio  descubierto  mostraba  las   numerosas  cicatrices  que  contaban  su  pasado.

Bijou soltó  el  teléfono  sobre  el  sofá, suspiró exasperado, se  alisó  con   una  mano su  siempre  bien  peinado  cabello  y  luego  se  sentó  en  la  cama  junto  al  vago. La  pasó  las  uñas  suavemente  sobre  la  espalda  y  los  hombros  desnudos. El  cosquilleo  terminó  por  despertar  a  Lucas.

-Debo  decirte  algo.-

-¿Nh?- gimió  Lucas  jalando  las  cobijas  para  cubrirse. -¿Qué  cosa?-

-Me  han  llamado.- le  avisó  con  un  tono  seco. Se  refería  House  of  Sound  y  Lucas  lo  entendió  enseguida. Se  sentó, con  clara  mortificación, preguntándose  si  alguna vez  podría  dormir tranquilamente  hasta  el  medio  día.

Encendió  su  último  porro.

-¿Y?- preguntó, exhalando con  suavidad  el  humo  en  el  rostro  de  Bijou.
-Es  sobre  el  señor  Ramsley, tu  abuelo, les  va  a  entregar  a  Ajax.-






El  impecable  blanco  de  su  pelaje  absorbió  rápidamente  la  sangre  de  su  presa. En  el  pecho  lucía  un  enorme  manchón escarlata, y  pequeñas  y  numerosas  manchitas  se  extendían  a  lo  largo  de  sus  patas  y  lomo.
Ni  una  sola  gota  de  esa  sangre  era  suya.

Era  toda  de  ese  enorme  lobo  al  que  acababa  de  asesinar.

Había  sido  un  lobo  esplendido, muy  poderoso, mucho  más  grande  que  él, y  aún  así  él, el  joven  Vaizack, había  salido  victorioso, porque  eran  más  grandes  su  poder  y  su   habilidad  que  la de  cualquier  otro  licántropo  que  hubiera  conocido  hasta  ese  día.

De  pronto  sintió  que  el  amanecer  estaba  cerca. Echó  a  correr  abandonando  a  su  suerte  el  cadáver  destrozado  que  al  morir  había  vuelto  a  su  sencilla forma  humana. El  trabajo  estaba  hecho.

Enviaría su reporte  a  los  jefes, cobraría  un  cheque  y  viviría  en  espera  de  la  siguiente  víctima.

Su  poderoso  cuerpo  se  deslizaba  sobre  los  tejados  como  una  sombra y  a  la  velocidad  de  una  centella.

De  un  salto  se  encaramó  en  lo  alto  de  un  edificio en  construcción    y  se  tendió  a  descansar  sobre  una  viga  para  recibir  los  primeros  rayos  del  sol  antes  que  el  resto  de  la  ciudad.

Su  soberbia  y  bestial  silueta   se  iluminó  con  la  luz  del  alba  y  el  espeso  pelaje  se  agitó  en  la  brisa  de  la  mañana.

Con  un  nuevo  salto  se  puso  en  pie  en  dirección  al  campanario  de  la  catedral, donde  había  dejado  su  ropa  cuidadosamente  doblada  antes  de  transformarse.

La  ropa  solía  rasgarse  con  las  transformaciones  y  al  retomar  la  forma  humana, andar  por  ahí  haciendo  de  nudista  no  era  agradable.
 



 

Era  venganza. De  una  vez  por  todas  daría  gusto  a  aquella  exigencia  que  le  parecía  que  su  sangre  reclamaba.

-Grrrraaaaaaw.- la  bestia  atravesó  la  puerta  de  un  golpe. Sacudió  su  oscuro  pelaje  para  quitarse  las  astillas  de  madera.

-¡Tranquilízate  ya, Lucas!- gritó  el  anciano  cayendo  hacia  atrás.

-Maldito  traidor. ¿Creíste  que  no  iba  a  enterarme?-  soltó  con  una  voz  gutural, propia  de  una  bestia   más  que  de  un  humano. El  viejo  sintió  el  aliento  caliente  y  desagradable  de  aquel  monstruo  que  era  Lucas  en  su  forma  de  lobo, sobre  su  rostro. -¿Creíste  que  iba  a  dejarte  entregar  a  Ajax?-

Sus  enormes    y  gruesas  garras   se  cerraron  al  rededor  del  cuello  de  anciano. Y  de  pronto   sintió  un  pinchazo  en   el  brazo. Enseguida  una  oleada  cálida  corrió  dentro  suyo  y  finalmente  la  debilidad  lo  derribó.

-¿Qué  me  hiciste?- gimió. El  anciano  se  apoyó  en  la  pared  para  poder  levantarse. En las manos llevaba la pequeña jeringa con la que habia inoculado al lobo.

-Acónito, por supuesto, sandaraca, flores  de  ceanothus  y  otras  plantas-

-¿Es ve...neno? Ughhh.- Lucas  hizo  por  levantarse  pero  su  cuerpo  no  le  respondió.

-No. Es  más  un  tranquilizante. No  tiene  suficiente potencia  para  matar  a   uno  de  ustedes...ah, pero  es  de  las  pocas  cosas  que  puede  afectarlos.-
Explicó, recobrando  la  compostura, mientras  oía  los  gruñidos  de   Lucas   y  su  respiración  que  iba  haciéndose  más  trabajosa.

-Hay  plantas  maravillosas  a  las  que  los  licántropos  son  terriblemente  alérgicos, otras  son  simplemente  venenosas. Es  todo  un  trabajo  de  alquimia  herborística  el  conocer  lo  básico  para  elaborar  sustancias  que  puedan  dañarlos.-

Se  sentía  contento de tener  la  situación  bajo  control. De  que  aquel  siempre  problemático  ser  estuviera  dócil  e  indefenso  a  sus  pies. Tenía  cierto  regocijo  de  poder  mostrarle  que  aún  siendo  un  anciano  era  por  mucho  superior  a  una  bestia  estúpida  como  él  y  como  los  suyos. Monstruos  malditos  hacia  los  que  aún, y  a pesar  de  todo, guardaba  un  gran  rencor. En  cierta  forma, aquella  era  su  venganza.